in , ,

Guillermo Fournier: “Intercambio cultural”

Guillermo Fournier
Guillermo Fournier: "El intercambio cultural"

Siempre he sido partidario del fortalecimiento de las raíces culturales. Considero sumamente positivo valorar nuestros orígenes, así como promover el respeto a las tradiciones que nos unen. Los valores y principios, a su vez, conforman la esencia de la identidad en una sociedad.

No obstante, es preciso destacar que el intercambio cultural no es un fenómeno reciente, sino que data de varias generaciones atrás. Es cierto que la globalización ha dinamizado la convivencia de culturas diversas, pero la fusión cultural ya se había asentado en muchas regiones del planeta desde hace varios siglos.

El encuentro de dos mundos, como consecuencia de la llegada de los europeos al continente americano a finales del siglo XV, fue un parteaguas en este sentido. Así, a través de los años, las comunidades indígenas abandonaron el politeísmo para convertirse en abrumadora mayoría a la religión católica. Incluso, la gastronomía se vio impactada, ya que el cerdo no es una especie animal oriunda del suelo maya, sino que fue traído de España en embarcaciones.

Ahora, podemos disfrutar de platillos típicos como la Cochinita y los vaporcitos, que en gran medida son producto de la mezcla cultural llevada a cabo durante la época colonial.

Más aún, algunos bienes de nuestra tierra fueron exportados a distintos lugares con gran repercusión y hay muestras contundentes de ello. Probablemente una de las comidas más emblemáticas de Italia, sea la pizza, hecha con una base de tomate, siendo que el tomate es de origen mexicano. Del mismo modo, el picante del chile ha conseguido extenderse por todos los continentes como un complemento culinario de alta demanda, para nuestro orgullo nacional.

La máxima expresión del intercambio cultural es el mestizaje, es decir, la creación de una nueva raza con características y sentido de identidad propios. Hoy en día, podemos decir que México es un pueblo mestizo con costumbres auténticas que se han cultivado por largas décadas. Desde luego, en casi la totalidad del planeta se ha llevado a cabo el mestizaje, cambiando paradigmas, pero, sobre todo, nutriendo la cultura de las regiones involucradas.

Este proceso de integración es inevitable e irreversible, por lo que es necesario concientizar a la población de los países sobre las bondades de la sana convivencia, la tolerancia y la cultura de la paz. El odio, la xenofobia y la discriminación han provocado mucho dolor históricamente, además de ser conductas irracionales y autodestructivas. El multiculturalismo es de provecho, cuando se instaura dentro de un marco de armonía y cohesión social.

Se anuncia ya un cambio de era, donde la migración y la integración global a gran escala, nos inviten a repensar las divisiones políticas de fronteras y pasaportes, para transitar hacia un modelo de ciudadanía del mundo. Aunque hoy parezca utópico, no son pocos los teóricos que nos hablan de esta propuesta de cara al futuro.

Síguenos en Google Noticias

Aumentará el pago de predial, de bóvedas y posiblemente de basura

Andrés Manuel López Obrador

Conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador