in , ,

Guillermo Fournier: "La escucha activa"

La capacidad de comunicarnos por medio de un lenguaje complejo es lo que nos hace humanos. La evolución nos permitió comprender abstracciones, símbolos y conceptos por la vía de la expresión oral.

Esta cualidad fue clave para optimizar la organización social y propiciar el desarrollo de ciudades con estructuras sofisticadas. Sin embargo, con facilidad olvidamos que los procesos comunicativos requieren, básicamente, de dos acciones: hablar y escuchar.

Desde luego, al intentar comunicarnos, restamos importancia a la escucha y privilegiamos el habla.

La experiencia nos demuestra que los seres humanos sentimos un gran interés por ser escuchados por los demás, pero no somos tan receptivos cuando nos toca escuchar a alguien más.

Se trata de una especie de pensamiento egoísta que nos hace subestimar los argumentos de los otros, mientras consideramos de enorme relevancia lo que nosotros mismos tenemos por decir.

Cuando existen deficiencias en la comunicación, estas tienden a estar asociadas con una carencia de escucha por parte de los interlocutores.

Si aceptamos que el primer paso para iniciar un diálogo constructivo es escuchar lo que la persona frente a nosotros nos tiene que decir, con certeza, evitaremos muchos conflictos y encontraremos soluciones viables para retos comunes.

La escucha activa exige de voluntad por prestar verdadera atención a los mensajes recibidos, no con el propósito de rebatirlos, sino con el afán de comprender, empatizar y conciliar.

Una sana retroalimentación es crucial para sostener procesos comunicativos de provecho.

Síguenos en Google Noticias

"Los policías lo mataron a golpes", acusan familiares de detenido por la SSP

amlo caso lozoya

Conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador