in

Un arranque disparejo en Yucatán

El arranque de las campañas para la gubernatura en Yucatán no será parejo, afirma el analista político Juan Pablo Galicia Nahuatt. Según varias encuestas, el abanderado del PAN, Mauricio Vila Dosal, empezará con más ventaja sobre su rival Mauricio Sahuí Rivero, porque, dice, éste perdió tiempo en el periodo de intercampañas tratando de sanar las heridas que dejó su designación dentro del PRI.

Más atrás de estos dos se encuentra Joaquín Díaz Mena, de Morena, quien hasta hace un mes se empezó a mencionar su nombre como posible candidato a la gubernatura, aunque “es un personaje importante y no cabe duda que jugará un papel importante en la elección”.

En entrevista con La i, Galicia Nahuatt, coordinador académico de la carrera de Ciencias Políticas de la Universidad Modelo, con motivo del próximo inicio formal de las campañas electorales en Yucatán y en el resto del país.

El analista cree que en este arranque Vila Dosal tiene más ventaja, aun con la importante ruptura de Díaz Mena con el PAN, pues así lo consignan algunas encuestas que circularon recientemente”, lo que animó mucho a su equipo de campaña.

De lado del PRI no podemos omitir que Sahuí Rivero no tuvo oportunidad de hacer una precampaña, de acercarse a los militantes y animar su candidatura, pues empleó ese tiempo en realizar una “gira del perdón”, para detener los eventuales intentos de ruptura al interior de su partido, como consecuencia de su designación como candidato, y que al final lo logró porque prácticamente no hubo ni una salida importante.

El que empieza el proceso electoral con más desventajas, añade Galicia Nahuatt, es “Huacho” Díaz, por el poco tiempo de su candidatura, pero “no podemos descartar que pueda convertirse en un aspirante serio, quizá no para ganar, pero podría quitarle votos al PAN y por supuesto al PRI”.

Según el entrevistado, un panorama parecido se podrá observar en el caso de las elecciones para la alcaldía de Mérida, donde el panista Renán Barrera Concha inicia con una cómoda ventaja. Esto se explica en parte, dice, porque el propio candidato del PRI, Víctor Caballero Durán, “no es precisamente un candidato que naturalmente se haya subido a la contienda. Hay que recordar que él aspiraba primero a la gubernatura y ahora parece que la alcaldía es un premio de consolación”.

“Caballero tendrá que luchar contra esta percepción y también contra la mala imagen producto de su relación con el caso de Crecicuentas, que si bien él ya se ha deslindado, la gente sigue asociando su nombre con ese asunto”.

De acuerdo con el analista, Barrera Concha deberá cuidar esta cómoda ventaja sobre su rival del PRI al inicio de la contienda, porque se espera que reciba “una oleada de ataques muy probablemente anónimos, dirigidos a los votantes de clase media, para desprestigiar su figura”.

En este sentido, añade, aunque el asunto de la detención de Barrera en un alcoholímetro está prácticamente olvidado por la opinión pública, “creo que lo volverán a sacar en la campaña”.

En este contexto, ¿el factor Angélica Araujo le seguirá pesando al PRI o ya se olvidó?

Sin duda seguirá pesando y es una de las razones de la ventaja de Renán sobre su rival del PRI. Basta con que éste pregunte en sus mítines si la gente se acuerda de cómo estaba la ciudad en la época de Angélica Araujo. Con esto tiene prácticamente hecha su campaña.

Otro hecho que parece complicarle las cosas al PRI en Mérida es la designación de los candidatos a diputados federales en los distritos III y IV, a favor de militantes del Panal y del Pvem, respectivamente, miembros, junto con el PRI, de la alianza “Todos por México”, y que parecen abanderados débiles y desconocidos. ¿Cómo explica esto?

Podría ser aventurado decirlo, pero, en efecto, tal parece que al poner a esos candidatos es porque el PRI considera ya perdidos esos distritos. Con todo respeto, son personas desconocidas hasta por la propia militancia priista. Me da la impresión que son candidatos postulados para perder.

Sin embargo, añade, “estas postulaciones podrían ser también una estrategia de campaña. No hay que perder de vista que una campaña cuesta dinero y entonces si dan por perdidos esos distritos en Mérida, eso no quiere decir que den por perdida toda la elección. Estarían diciendo: ahorraré en esas dos campañas y el dinero lo meteré en la campaña para gobernador, para diputados locales o para la alcaldía de Mérida”.

De acuerdo con el académico, en las elecciones de julio el PRI pone en juego la continuidad del proyecto de Rolando Zapata y el PAN la oportunidad histórica de recuperar la gubernatura y de superar algunos experimentos fracasados, como la derrota en 2007 con Xavier Abreu.

“Tiene la ventaja de que llega a esta elección con un candidato fuerte, en medio de una percepción general en el país de que el priismo va de salida. En juego está perder esta oportunidad única”

 

 

Homilía domingo de Pascua de la resurrección del señor

Reportan sismo de 4.2 al sur de Pinotepa Nacional, Oaxaca

Reportan sismo de 4.2 al sur de Pinotepa Nacional, Oaxaca