Salud

Mejorarían la silla de ruedas

La filosofía de los creadores es “no lucrar” con ella
martes, 26 de abril de 2022 · 01:30

Si los estudiantes de la Universidad de las Américas (UDLA) contasen con el dinero necesario para desarrollar la silla de ruedas que se mueve con la mente — la cual se menciona en nuestra nota de portada— cantidad que ronda los 3,000 dólares, Carlos Abad, integrante del equipo creador piensa que ensamblar una silla y ponerla en funcionamiento tomaría tan solo un mes, pues ya superaron la fase más complicada que fue desarrollar un algoritmo estable.

“No pensamos dejarlo en proyecto porque pusimos mucho esfuerzo tanto en conocimientos como en investigación. Queremos realizarlo quizás poquito a poquito así sea con nuestro propios ahorros”, subraya.

Para Carlos Carrión, docente de la carrera de Telecomunicaciones en la UDLA, una de las grandes ventajas del prototipo es el uso de hardware libre, pues reduce costos y permite modificaciones sin mayores complicaciones.

Al momento trabajan en el mejoramiento de las seguridades para probar el modelo con personas que tengan problemas de movilidad y evalúan la instalación de sensores que activen un freno para evitar accidentes cuando detecten que la silla está en un plano inclinado.

“Es un proyecto que da para muchas cosas y para seguir experimentando. Se necesitaría ver la posibilidad de invertir en motores que sean más potentes y tengan un menor consumo de energía”, añadió Carrión, al anotar que el sistema se puede vender por separado para que los interesados lo adapten a otras sillas de ruedas.

La filosofía es “no lucrar porque una persona con estos problemas, económicamente ya es afectada”, indicó Carrión, al señalar que el producto “se puede extrapolar a otro tipo de proyectos con el mismo enfoque de control con BCI (Brain Control Interface)”.

El equipo completo pesa unos 50 kilos, por lo que los expertos analizan también el uso de otros materiales para aligerar el prototipo.

Asimismo, se requiere entrenamiento que permita al usuario concentrarse en el color definido en el algoritmo para desplazar la silla de ruedas.

“Posiblemente, en el futuro, con un poco más de desarrollo de algoritmos se pueda llegar a ver estas cosas de ciencia ficción, de que se puede controlar todo con el pensamiento”, finalizó.

Otras Noticias