Salud

La diabetes en el embarazo daña al 5% de las mujeres

miércoles, 25 de mayo de 2022 · 01:00

Aumentar considerablemente de peso durante el embarazo, tener familiares en línea directa con diabetes tipo 2, tener un índice de masa corporal elevado al iniciar el embarazo y padecer el síndrome del ovario poliquístico son algunos de los factores de riesgo para desarrollar diabetes gestacional.

Existen otros factores que predisponen a esta enfermedad, como haberla padecido en un embarazo previo; la raza, siendo la mexicana de alto riesgo, y los trastornos del metabolismo de los carbohidratos.

La maestra en farmacoeconomía y gerente médico de insulinas de Novo Nordisk, Carmen Alicia López Forero, apunta que la diabetes gestacional se diagnostica en el segundo o tercer trimestre del embarazo, en mujeres que previamente a la gestación no tenían diabetes.

La diabetes gestacional suele desaparecer al terminar el embarazo, 2 o 3 semanas después del parto.

A nivel mundial se estima que este padecimiento se presenta en el 5% de los embarazos, pero en México, debido al incremento de los malos hábitos alimenticios, baja actividad física y altos índices de obesidad, se considera que el porcentaje puede ser un poco mayor.

Señala que la diabetes gestacional puede generar complicaciones tanto para la madre como para el bebé.

En el caso de la madre puede tener un parto prematuro, presentar hipertensión y con ello preeclampsia, lo que puede llevar a la muerte de la madre y el bebé, y la mujer queda predispuesta a padecer diabetes tipo 2 al cabo de 6 o 10 años, por lo que se debe seguir un control riguroso tras el parto.

En el caso del bebé puede nacer con hipoglucemia, presentar diabetes tipo 2 y nace con peso muy alto, una condición que se conoce como macrosomía, lo que predispone a obesidad juvenil.

Por todo ello es importante detectar la diabetes gestacional, para lo cual se debe hacer a la embarazada un estudio entre las semanas 24 y 28 de gestación, período en el que los estudios demuestran que se presenta el padecimiento, por los cambios hormonales que impactan en la regulación de la glucosa.

Carmen López explica que lo normal es que con las hormonas aumente la resistencia a la insulina, el cuerpo requiere de más glucosa para la madre y el bebé, pero puede ocurrir que en la gestación la regulación de la glucosa no se dé de manera adecuada, el cuerpo recibe la señal y produce más insulina, pero la mujer sigue teniendo la glucosa muy alta.

En cuanto al tratamiento de la diabetes gestacional, la especialista manifiesta que lo primero es un cambio estricto en el estilo de vida, con dieta y un régimen de ejercicio adecuado para cada paciente, un seguimiento de una y dos semanas, y si después de este período no hay mejoría, se evalúa la necesidad de la farmacoterapia, incluido el uso de insulina.

La doctora asegura que los medicamentos para tratar la diabetes gestacional son seguros, aunque el cambio en el estilo de vida es algo esencial para estabilizar a quien la padece.— IRIS MARGARITA CEBALLOS ALVARADO

Otras Noticias