Salud

Abordar la osteoporosis con prevención

La densitometría es necesaria para detectar y tratar
jueves, 9 de junio de 2022 · 01:30

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).— La prevención, detección y tratamiento oportunos son las claves para mejorar el pronóstico y la calidad de vida de pacientes con osteoporosis, una enfermedad crónica y degenerativa que afecta a más de 10 millones en México, incluyendo a una de cada tres mujeres mayores de 50 años.

“Sabemos que con una prevención, detección y tratamiento de la enfermedad se puede mejorar el pronóstico de los pacientes, sobre todo prevenir fracturas o, si ya tuvieron alguna, prevenir una segunda”, señaló ayer el reumatólogo Hilario Ávila.

Durante su participación en la Osteoporosis Summit 2022, el especialista explicó que el padecimiento es una enfermedad crónica, progresiva y silenciosa que se caracteriza por la pérdida de masa ósea, debilitamiento de los huesos y un mayor riesgo de fracturas por fragilidad.

“Es una enfermedad multifactorial, en la que influye el aspecto genético, la alimentación, la actividad física y el género, entre otros factores”, precisó.

El experto detalló que las mujeres tienden a tener una densidad ósea más baja que la de los hombres a lo largo de su vida, lo que las hace la población de más alto riesgo de padecer osteoporosis.

Señaló que una de cada tres mujeres mayores de 50 años tendrá una fractura por osteoporosis, pues la enfermedad debilita y disminuye la masa ósea.

Ávila indicó que la mejor herramienta, no solo para diagnosticar sino también para prevenir fracturas, es la densitometría, un estudio no invasivo mediante el que se mide la densidad ósea.

“Nos ayuda a ver la enfermedad porque es crónica, a largo plazo y podemos tratarla y mejorar el riesgo de no fracturarse. Y si la paciente tuvo una fractura, podemos evitar que tenga una segunda fractura o tercera”, manifestó.

Explicó que esto es relevante porque las pacientes que ya padecieron una fractura por osteoporosis pueden tener tres o cuatro veces más posibilidades de seguirse fracturando.

“La densitometría nos ayuda a decir con un grado muy certero quién puede desarrollar esa fractura, y las personas con mayor riesgo deben ser tratadas más tempranamente”, puntualizó.

Asimismo, las personas que tienen un bajo riesgo pueden tomar medidas para modificar sus estilos de vida y prevenir fracturas en un futuro.

“Nuestro objetivo es que una persona correctamente evaluada, de manera muy temprana, podría estar mejor manejada”, aseveró.

El reumatólogo indicó que el diagnóstico temprano es fundamental y para ello se deben evaluar grupos de riesgo como mujeres posmenopáusicas, hombres mayores de 70 años y quienes tengan enfermedades concomitantes como lupus, o que hayan tenido tratamiento con cortisona, pues esto condiciona la densidad de los huesos.

Explicó que las fracturas tienen un impacto importante, no solo en la calidad de vida de los pacientes sino en lo económico, especialmente cuando se trata de la cadera, pues el costo de una persona fracturada implica invertir más de un tercio de los ingresos de la familia en su atención.

“La fractura de cadera no es la más frecuente, pero definitivamente es la que más nos impacta, porque le pega duro a los costos institucionales, personales y a la calidad de vida”, lamentó.

Actualmente, precisó Ávila, las terapias para tratar esta enfermedad han evolucionado, pues tienen un balance entre lo que absorbe y lo que gasta el hueso: “Los medicamentos actuales frenan la reabsorción y, en México, tenemos solo uno que estimula la producción del hueso, aunque esperamos pronto tener otro más”.

No obstante, mencionó que el buen manejo del paciente y el apego a los tratamientos son claves.

“Tenemos muy buenas herramientas, pero debemos categorizar correctamente al paciente, diagnosticarlo tempranamente y, si ya está fracturado, intervenir lo mejor que se pueda hacer para evitar que se siga fracturando, ya que después de una fractura nada es igual”, reconoció.

Y aseveró que la tendencia de la osteoporosis es que sea una enfermedad cada vez común debido al envejecimiento de la población pues se estima que para el 2050, el 37% de los mexicanos mayores de 50 años padecerá osteoporosis.

“Entonces estimamos que se aumente el número de fracturas en 1 % cada año. Además, en términos generales, una mujer que sufre de esta condición tiene una menor esperanza de vida, por ello hacemos un llamado a prevenir y acudir siempre con un especialista”, concluyó.

Otras Noticias