Salud

El contacto entre el bebé y su papá reduce el estrés

lunes, 18 de julio de 2022 · 04:28

NUEVA YORK.— Las hormonas que permiten a los bebés y a sus padres vincularse “son estimuladas por todos los sentidos: la vista, pero también el olfato y el tacto; si se eliminan algunos de estos sentidos se perderán esas oportunidades”, advierte Robert Angert, neonatólogo del centro médico Langone de la Universidad de Nueva York, citado por HealthDay News.

“Por otro lado, si una persona tiene ansiedad y estrés, esto dificulta enamorarse. Muchos padres, en particular papás que no son los que han dado a luz, están estresados y ansiosos, y les preocupa el bienestar de su hijo, sobre todo un bebé que esté en la unidad de cuidados intensivos neonatales”.

“Juntarlos de una forma segura y que sea útil para el bebé reduce esa ansiedad del padre”, subraya.

La investigación de la Universidad de Australia Meridional sobre los beneficios de aplicar el método canguro entre papás y bebés prematuros muestra que el contacto estrecho activa receptores nerviosos que aumentan la producción de hormonas que reducen el dolor y el estrés, tanto en los niños como en los adultos.

Muchos de los papás seguidos en el estudio describieron el ambiente de la unidad de cuidados intensivos neonatales como “abrumador”, pero poder sostener a sus hijos cerca de su piel fomentó unos fuertes vínculos y los relajó, lo que ayudó a desarrollar confianza y los hizo muy felices.

“El gran impacto que tuvo en ella era palpable”, asegura Joel Mackenzie, padre de Lucy. “Por supuesto, me ayudó en la vinculación con ella y me ayudó a comprenderla y lo que era bueno para ella, como niña, pero también casi se notaba que era como si sacara energía de nosotros. Comenzó a moverse mejor, comenzó a desarrollarse con más rapidez. Día a día veía que se movía mejor. Comía mejor, respondía más. Sus ojos se abrían y se movía y se implicaba más cada vez que la sacábamos de la cuna”.

Tener que separar al recién nacido de sus padres por motivos médicos no solo es traumático para los padres, sino que también puede tener un impacto emocional y en el desarrollo del bebé.

Angert señala que “la separación es un evento increíblemente traumático en la vida de un recién nacido, y pienso que subestimamos el impacto que tiene”.

“Tenemos una oportunidad de restaurar parte de esa cercanía, y no nos llevamos al bebé sin un buen motivo. Estamos salvando su vida. Pero también es bueno pensar que podemos restablecer el contacto y permitirles ofrecer cuidados a sus bebés mediante el método canguro”.

Mackenzie indica que Lucy “todavía tiene una enfermedad pulmonar leve y parálisis cerebral crónica, pero la parte (del método canguro) fue sin duda un factor que contribuyó al lugar donde se encuentra ahora, y no tengo ninguna duda al respecto”.

“Los niños que han pasado por esta experiencia sin duda tienen más probabilidades de sobrevivir, en mi opinión”.

Otras Noticias