Salud

Incide en la psoriasis: el clima yucateco ayuda a tratar esta enfermedad

jueves, 21 de julio de 2022 · 00:00

El clima húmedo y caluroso puede ser una ventaja para quienes padecen de psoriasis, pues las lesiones o placas que causa la enfermedad están más hidratadas, y desfavorece la descamación, pero hay que tener cuidado con otros aspectos.

Así lo indica la especialista en dermatología Dulce María de la Torre, quien puntualiza que la psoriasis afecta a aproximadamente el 2% o 3% de la población en México, lo que significa que unos 2.5 millones de habitantes están diagnosticados con el padecimiento.

No obstante, afirma que hay un subdiagnóstico de la enfermedad, ya que muchas veces se confunde con otros padecimientos, y hay quienes tardan 5 años en recibir el diagnóstico correcto, y otros que viven con la dolencia 20 años hasta que finalmente les dicen que tienen psoriasis.

La dermatóloga recuerda que la psoriasis es una enfermedad inmunológica que tiene que ver con la genética, por lo que no es contagiosa ni infecciosa, sino inflamatoria y de origen autoinmune, que se manifiesta con lesiones o placas enrojecidas e inflamadas, y escamas de color plateado en la superficie.

Su principal manifestación es la comezón o prurito, que puede ser de leve a intensa, y la cantidad de placas depende del tipo de psoriasis, ya sea la que afecta al cuero cabelludo, las uñas, las palmas y plantas de pies y manos, todo el cuerpo o la invertida que se presenta en el área genital y axilas, que es difícil de diagnosticar.

Cuando la psoriasis solo se presenta en el cuero cabelludo puede confundirse con dermatitis seborreica, o cuando ocurre en los brazos se confunde con dermatitis atópica del adulto, por ejemplo.

En Yucatán se estima que hay 46,000 casos de psoriasis comprobados, lo que representa el 2% de los habitantes del Estado.

Con relación al clima de la región, que es húmedo y caluroso, la especialista indica que los pacientes con psoriasis no deberían verse más afectados, pues por el contrario hace que la piel sea más elástica y disminuye el picor o prurito. Asimismo, las placas son menos escamosas que en la época de invierno o frío.

Dulce María de la Torre recuerda que uno de los tratamientos para la psoriasis es la terapia con luz ultravioleta, por lo que cuando el paciente no tiene la facilidad de asolearse, se usan las cámaras de PUVAterapia, pero en una región como Yucatán es posible que los pacientes obtengan este beneficio de manera natural.

Precisa que el paciente con psoriasis puede asolearse un máximo de 15 minutos, y lo recomendable es que esto sea temprano, al iniciar el día, o por la tarde, cuando el Sol ya está por ocultarse.

Meterse a las albercas o al mar es posible para estos pacientes, pero se recomiendan baños cortos, de unos 15 minutos en las primeras y de 20 minutos máximo en el segundo, ya que en el caso de las piscinas el cloro en teoría no incrementa la psoriasis, pero sí puede causar una infección si el paciente tiene una herida, fisura o grieta.

Tanto al salir de la alberca como del mar es necesario enjuagarse perfectamente y ponerse emoliente.

La especialista destaca que es importante que el paciente con psoriasis no se exponga al Sol cuando está recibiendo un tratamiento que lo contraindique.

Los que sí pueden hacerlo es necesario que utilicen un bloqueador con factor de protección solar de 50 o más, para evitar quemaduras, pues donde la piel se quema pueden salir placas de psoriasis después.

Al ducharse no deben tallarse, sino darse palmaditas, y secar bien las placas.— IRIS CEBALLOS ALVARADO

Otras Noticias