Salud

La insuficiencia cardíaca afecta en México a 750,000 personas

viernes, 22 de julio de 2022 · 01:30

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).— Seis de cada 10 pacientes que padecen insuficiencia cardíaca en México podrían morir en los primeros 5 años de seguimiento clínico, por lo que es indispensable mejorar la atención integral hacia este padecimiento, precisó ayer el cardiólogo José Antonio Magaña Serrano.

En una conferencia de prensa, Magaña Serrano señaló que el tratamiento integral del espectro de la insuficiencia cardíaca (IC) “debe perseguir impactar en la calidad de vida de los pacientes y reducir significativamente el riesgo de muerte cardiovascular”.

El especialista señaló que este padecimiento es una condición progresiva, debilitante y potencialmente mortal que afecta a más de 60 millones de pacientes en el mundo y a cerca de 750,000 personas en México, en la cual el corazón no puede bombear suficiente cantidad de sangre oxigenada para satisfacer las necesidades de todo el cuerpo.

Daña la calidad de vida

“De esta manera, conforme avanza la enfermedad, quien la padece comenzará a experimentar falta de aire, fatiga, al realizar actividades cotidianas como caminar o subir escaleras, así como retención de líquidos, afectando gravemente su calidad y expectativa de vida”, abundó Magaña Serrano.

Asimismo, expresó que esta enfermedad es la causa más frecuente de hospitalización en personas mayores de 65 años en países desarrollados, mientras que en México cerca del 60% de quienes la padecen “morirá en los primeros 5 años de seguimiento clínico”.

“Se necesitan más opciones de tratamiento que mejoren los resultados en salud. Hoy existen terapias orales que transforman la historia en el manejo de la insuficiencia cardíaca en México y el mundo, al demostrar que pueden ayudar a cambiar el curso de esta enfermedad en los pacientes”, reconoció Magaña Serrano.

El experto destacó que en México, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), encargada de regular los medicamentos en el país, aprobó una innovadora molécula que ha mostrado una reducción estadísticamente significativa del riesgo de muerte cardiovascular y hospitalización.

Esta terapia, señaló, cuenta con la aprobación de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) estadounidense.

Karla Alcázar, presidenta y directora general de Eli Lilly Latinoamérica, destacó que esta alternativa puede favorecer un mejor pronóstico de salud para cada uno de los pacientes que lo requiera.