Salud

La evolución del Covid-19 favorece las reinfecciones

lunes, 4 de julio de 2022 · 00:17

WASHINGTON (AP).— El Covid-19 ya visitó varias veces a Erica Mancini: en marzo de 2020, en diciembre de 2021 y nuevamente en mayo de este año.

“Me frustra saber que tal vez me siga contagiando el resto de mi vida”, declara la cantante de 31 años, que está vacunada incluso con refuerzos. “No quiero enfermarme todos los meses o cada dos meses”, dice.

Los expertos advierten que la repetición de contagios es cada vez más probable a medida que la pandemia se prolonga y el virus evoluciona. Algunas personas van a contagiarse más de dos veces y eso podría hacerles correr más peligros, según recientes investigaciones.

No hay datos acerca de cuántas personas se han contagiado más de dos veces y se considera que algunas cifras que se manejan son menores a las reales. Varias figuras públicas ya vacunadas se han infectado recientemente por segunda ocasión, como el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

“Hasta hace poco, era algo inusual, pero hoy en día es bastante común” contagiarse dos, tres o incluso cuatro veces, de acuerdo con Eric Topol, director del Scripps Research Translational Institute. “Si no producimos mejores defensas, esto se va a dar con mayor frecuencia”.

¿Por qué sucede esto? La inmunidad que genera una infección y la protección que ofrecen las vacunas se diluyen con el tiempo, según los expertos, y la gente vuelve a ser vulnerable.

Además, el virus evolucionó y se hizo más contagioso. El riesgo de volver a infectarse es siete veces mayor con las variantes de ómicron que con la delta, de acuerdo con un estudio realizado en Reino Unido.

Escapistas

Los científicos creen que las mutaciones de ómicron responsables de la mayoría de las infecciones en Estados Unidos burlan la inmunidad obtenida por una infección previa y las vacunas.

La primera vez que Mancini contrajo Covid-19, ella y su novio tuvieron calentura y los síntomas les duraron dos semanas. “Tuve mucho miedo. Era algo nuevo y mucha gente estaba muriendo por el virus”, relata. “Estuvimos muy mal. No me había sentido tan mal en mucho tiempo”.

Se vacunó con el biológico de Pfizer en el segundo trimestre de 2021 y pensó que estaba blindada, sobre todo en vista de que ya se había contagiado una vez.

El segundo contagio se produjo durante la ola de ómicron. Comenzó con un dolor de garganta. Al principio los resultados de su prueba fueron negativos. Pero durante un viaje de cuatro horas en auto para una presentación se sintió mal. Se detuvo en una farmacia, compró una prueba casera, se la hizo en el vehículo y dio positivo.

“Di la media vuelta y me volví a mi casa en Manhattan”, recuerda. Esta infección no fue tan severa, aunque presentó “el peor dolor de garganta de mi vida” y tos.

El contagio más reciente fue más leve todavía, con cansancio y pequeños mareos. Una prueba casera y un RCP confirmaron la infección, a pesar de que tenía un refuerzo de Moderna.

Mancini no está al tanto de presentar una condición que la haga vulnerable al virus. Usa cubrebocas en el supermercado y el metro, pero no en el escenario.

“Soy cantante. Estoy en estos bares llenos de gente, en pequeños clubes, algunos de los cuales no tienen buena ventilación. Mucha gente a mi alrededor”, admite Mancini, quien también toca el acordeón y las percusiones. “Es el precio que tengo que pagar por este oficio con el que me gano la vida”.

Los científicos no saben exactamente por qué algunos vuelven a contagiarse y otros no. Pero sospechan que entran en juego varios factores: la salud y la biología, la exposición a ciertas variantes, el grado de expansión del virus en una comunidad, el que alguien no esté vacunado y el comportamiento. Investigadores británicos comprobaron que una persona tiene más probabilidades de volver a infectarse si no se vacunó, es joven o tuvo una infección leve la primera vez.

Mancini subraya que no quiere volver a contagiarse. “No fue nada divertido”, expresa. “No quiero pasar de nuevo por esto”.

 

Otras Noticias