Salud

Manuel A. Baeza Bacab: Nutrición y protección para los recién nacidos

jueves, 4 de agosto de 2022 · 01:30

Como cada año, la Alianza Mundial Pro Lactancia Materna (World Alliance for Breastfeeding Action) organizó la celebración de la Semana Mundial de la Lactancia Materna del 1 al 7 de agosto. Como ha ocurrido en otros años el objetivo es muy significativo: “Impulsemos la lactancia materna, apoyando y educando”.

Se plantearon cuatro estrategias para lograrlo:

Primero, informar a todas las personas de los beneficios de la lactancia materna. Segundo, establecer la lactancia como parte de una buena nutrición, seguridad alimentaria y reducción de las desigualdades. Tercero, interactuar con todas las personas y organizaciones para apoyar efectivamente la lactancia materna. Y cuarto, incidir en la acción para fortalecer las capacidades y lograr un cambio transformador.

Como sabemos, la leche humana no solo es el alimento ideal para los recién nacidos y lactantes sino que además ofrece innumerables factores bioactivos que protegen no solo al bebé sino también a la madre. Desde hace varios años la Organización Mundial de la Salud ha planteado que los bebés deberían recibir leche materna de forma exclusiva durante los primeros seis meses de vida, un objetivo ideal que estamos muy lejos de alcanzar, pues la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de 2012 señaló que solamente el 12.4% de los lactantes recibían leche materna de forma exclusiva en los primeros seis meses de vida y, aunque la encuesta de 2018 informó de un incremento en la lactancia, solo se llegó a 28.6%, aproximadamente uno de cada tres niños.

Diversos estudios han planteado las bondades de la leche materna, en los bebés puede prevenir el desarrollo de enfermedades infecciosas, alérgicas y autoinmunitarias, además de que es una excelente opción para prevenir la obesidad, diabetes y otras enfermedades ocasionadas por la mala nutrición. En las mujeres puede prevenir la depresión posparto, enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer de mama y ovario, entre otros beneficios para el binomio.

Por todo lo anterior, es muy importante retomar la cultura de la lactancia materna, por eso debemos recuperarla, ofreciendo a nuestros niños no solo el mejor alimento, sino uno que siempre está listo, a la temperatura ideal y que establece un vínculo de amor madre-hijo para toda la vida: “Nunca te voy a dejar, siempre te voy a querer”.

Debemos recordar que los bebés nacen con una inmadurez inmunológica del desarrollo que incrementa su morbilidad y mortalidad en los primeros años de crecimiento. Sin embargo, la naturaleza ha creado un alimento maravilloso, la leche materna, que brinda no solo protección inmunológica pasiva sino que también favorece la maduración del sistema inmunológico de los lactantes. De tal manera que se ha estimado que la lactancia materna universal podría prevenir la muerte de 820,000 menores de 5 años y el fallecimiento de 20,000 mujeres a causa de cáncer de mama cada año.

La pandemia de Covid-19 nos ha dado muchas enseñanzas, entre ellas que la leche materna de las madres que se infectaron no es un vehículo de transmisión del coronavirus, por el contrario contiene anticuerpos protectores hasta por seis meses, lo mismo que ocurre con las mujeres que se vacunan durante el embarazo o el período de lactancia.

Por lo tanto, el binomio madre-hijo no debe separarse ni se debe suspender la lactancia, pero sí tomar medidas precautorias como el uso de cubrebocas y el lavado de manos antes de ponerse en contacto con el bebé.

Además, estudios muy recientes han señalado que la ferritina, la mucina 1 y la lactoalbúmina, tres componentes proteicos de la leche humana, son eficaces para evitar la entrada del coronavirus a las células y prevenir su replicación.

Para terminar, hay que decir que la leche materna constituye la regla de oro para la alimentación de recién nacidos y lactantes y no puede sustituirse por una fórmula láctea.

Médico de la Asociación Pro Lactancia Materna.

 

Otras Noticias