in

A partir de los 65 años podría haber ''demencia senil''

Es importante que el cuidador del paciente entienda el padecimiento

Común padecimiento

 

A partir de los 65 años de edad, hay más probabilidades de sufrir una demencia, como alzhéimer, y en la medida que la edad avanza el porcentaje de casos se incrementa, razón por la que hay que estar pendiente de los síntomas que los adultos mayores puedan presentar.

Hasta el momento, no hay un tratamiento que detenga o revierta una demencia, aunque existen medicamentos que ayudan a lentificar la evolución de los síntomas y las manifestaciones conductuales y afectivas que acompañan estos padecimientos.

Así lo indica el psiquiatra Luis Alberto Patrón Vázquez, quien especifica que aunque coloquialmente se usa el término de demencia senil, no es un diagnóstico, pues en la edición cinco del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría se reconocen como trastornos neurocognitivos mayores.

Hay muchas causas o razones que originan esos trastornos, y por ello se evita el término de demencia senil, ya que la demencia puede ser por Alzheimer, cuerpos de Lewy y eventos vasculares mayores, entre otros.

Este tipo de trastornos son más comunes a partir de los 65 años, pero se pueden presentar en personas adultas de menor edad.

Por ejemplo, la demencia por trastorno frontotemporal puede presentarse en personas de entre 50 y 60 años, aunque es más frecuente a partir de los 70, significa que no es exclusivo de las personas de la tercera edad.

No todas las personas de la tercera edad padecerán algún tipo de demencia, pero con la edad incrementa el riesgo de padecer uno de los trastorno mencionados.

La demencia más común es por la enfermedad de Alzheimer, pues a partir de los 65 años se dice que el 1% de la población tiene este problema, y después de los 80 años incrementa al 30%.

Otro de los trastornos más frecuentes es por demencia vascular, alteraciones cognitivas que tienen lugar después de un infarto cerebral o múltiples micro infartos cerebrales que causan la presencia de los síntomas.

En el caso del alzhéimer la sintomatología comienza por olvidos recientes, es decir, fallas en la memoria reciente, pues a la persona se le olvida lo que acaba de hacer o le acaban de comentar, no sabe dónde dejó las llaves, la cartera o va a buscar algo a la cocina y cuando llega no recuerda qué por las fallas en la memoria reciente.

A veces los síntomas son muy sutiles y se pueden confundir con olvidos comunes de la tercera edad, pero hay un aumento en la frecuencia e intensidad de esas fallas de memoria con el paso de los años, y se agregan otros síntomas, como desconocer a personas no tan cercanas, tener problemas para calcular o entender.

Patrón Vázquez enfatiza que no hay tratamiento que detenga o revierta una demencia, pero sí medicamentos que lentifican la evolución y los síntomas, y ayudan con las manifestaciones conductuales y afectivas de estas enfermedades, pues por ejemplo, cuando en la demencia por alzhéimer después de 3 o 4 años se presentan ideas delirantes, alucinaciones, cambios de humor, se pueden volver agresivos física o verbalmente, tener apatía, alteraciones del sueño y el apetito relacionadas con la misma atrofia del tejido cerebral.

La velocidad en el deterioro de cada paciente dependerá del tipo de demencia, el cuidado que se tenga y la genética de cada persona.

En promedio en el caso de la demencia frontotemporal se puede ver un deterioro importante después de 3 a 5 años de presentarse el padecimiento, y en el caso del alzhéimer después de 8 a 12 años, aunque esto puede variar mucho dependiendo de cada paciente.

Llevar una vida sana, con ejercicio y una adecuada alimentación, pueden ayudar a reducir la presencia de síntomas de olvido a una temprana edad.

Cuando la enfermedad ya se presentó es importante que el cuidador primario conozca y entienda el padecimiento, porque se necesita mucha paciencia para atenderlo y no debe confrontarlo, además que demanda atención las 24 horas del día.

Saber manejar estos padecimientos ayudará al paciente a tener una mejor calidad de vida.— IRIS CEBALLOS ALVARADO

 

De un vistazo

Frecuencia de olvidos

El psiquiatra Luis Alberto Patrón Vázquez manifiesta que a partir de los 40 años a las personas se les comienzan a olvidar las cosas, y dependiendo de las características y la evolución puede tratarse de algo normal debido a la edad u otras causas como depresión, ansiedad, estrés u otro tipo de demencia: “Que una persona olvide algo no es necesariamente una enfermedad, lo es cuando los olvidos aumentan en frecuencia e intensidad y pueden tratarse de una demencia. Lo importante es identificarlos a tiempo y darles seguimiento”.

 

Aún no hay una decisión

No acata las medidas sanitarias