in

Antibióticos desatan la alarma

Foto: Megamedia

A causa de falsas ideas su consumo ha aumentado

GINEBRA (EFE).— El uso inadecuado de antimicrobianos, en particular de antibióticos, se ha agravado durante la pandemia, lo que ha aumentado el riesgo de que se extienda aún más la resistencia a estos fármacos, advirtió ayer la Organización Mundial de la Salud.

“No es una sorpresa para nosotros, porque el uso de antibióticos en infecciones virales (para las cuales no sirven) es algo muy antiguo contra lo que seguimos luchando”, dijo Hanan Balkhy, especialista de la OMS, durante el lanzamiento de una iniciativa global para crear conciencia al respecto.

La resistencia a los medicamentos antimicrobianos ha aumentado considerablemente en los últimos años y se considera una de las mayores amenazas a la salud de las personas, los animales y el medio ambiente.

El problema conlleva un aumento en los gastos de salud nacionales y las hospitalizaciones, el fracaso de los tratamientos, y mayores niveles de gravedad y muerte por afecciones que antes podían curarse con cierta facilidad con antibióticos, cuando éstos eran correctamente administrados.

La pandemia ha hecho más evidente el perjuicio de la automedicación, que se ve en quienes tienen la idea de que podrían prevenir el Covid-19 con fármacos para otro tipo de coronavirus.

“Hemos intentado convencer que no se usen antimicrobianos en enfermedades virales, específicamente contra afecciones respiratorias”, subraya Balkhy.

La recomendación está dirigida particularmente a personas que contraen el coronavirus pero no necesitan hospitalización. Para los ingresados, un antibiótico solo debe administrarse cuando la enfermedad se complica con infección bacteriana.

No es para todo

Los antibióticos no actúan contra los virus, solamente contra las bacterias.

Desproporción

De acuerdo con la OMS, del 10 al 12 por ciento de hospitalizados por Covid-19 desarrollan una infección bacteriana. Sin embargo, hasta el 70% de ellos suele recibir antibióticos.

El repunte de Covid-19 podría alargarse a marzo

Incertidumbre sobre la nueva relación México-Estados Unidos