in

Anticoagulantes evitarían las complicaciones en pacientes con Covid-19

Dos doctores colocan medias de presión a un paciente del área de cuidados intensivos en Bélgica

Menos coágulos en los pacientes con la heparina

Los anticoagulantes no son la cura del coronavirus 2 (SARS-CoV2) o Covid-19, pero podrían ayudar a prevenir las complicaciones cardiovasculares que se presentan en algunos pacientes, sobre todo aquellos considerados de gravedad, aclara la doctora Hilda Peralta Rosado, cardióloga-ecocardiografista, fellow (miembro honorario) del American College of Cardiology, miembro Internacional de la American Society of Echocardiography, expresidenta de la Sociedad Nacional de Ecocardiografía de México y expresidenta de la Sociedad Yucateca de Cardiología.

Como informamos anteriormente, científicos chinos descubrieron que no son las neumonías las que matan a los enfermos de Covid-19. Lo que el virus provoca es desencadenar fenómenos de acumulación de coágulos en la circulación pulmonar, causantes de trombosis. Esto podría ser combatido con la administración oportuna de anticoagulantes, como la heparina.

La enfermedad

La doctora Hilda recuerda que el Covid-19 es una enfermedad viral causada por el coronavirus 2 (SARS-CoV2) que se manifiesta principalmente como una infección de vías respiratorias con características muy particulares y que estas manifestaciones son de leves a severas.

Reconoce que se han reportado complicaciones cardiovasculares, entre ellas los eventos tromboembólicos, que es la formación de trombos o coágulos localizados en algún sitio de la circulación y éstos en un momento dado se desprenden y “viajan” a cualquier otra parte del organismo.

“El Covid-19 predispone al paciente tanto al embolismo venoso como arterial debido a un proceso inflamatorio generalizado e hipoxia (baja oxigenación) pudiendo llegar a ocasionar Embolismo Pulmonar, trombosis venosa de miembros inferiores, infarto del miocardio, evento vascular cerebral (isquemia/embolia cerebral), embolismo arterial sistémico hasta evolucionar a una coagulación intravascular diseminada”, señala.

Sin embargo, aunque los pacientes hospitalizados por Covid-19 tienen un mayor de riesgo de enfermedad tromboembólica, en especial aquellos ingresados en las unidades de cuidados intensivos (UCI), son más propensos aquellos con antecedentes personales o familiares de enfermedad trombótica venosa, antecedentes personales de enfermedad trombótica arterial, síndromes de hipercoagulabilidad, con cirugía reciente, cáncer, obesidad, diabetes, hipertensión, mujeres que reciban terapia hormonal sustitutiva y las pacientes embarazadas, que constituyen un grupo de riesgo incrementado de trombosis venosa que en el caso de infección por Covid-19 requiere una valoración adecuada tanto en el embarazo como en el puerperio.

Evita complicaciones

Cuestionada sobre si los medicamentos anticoagulantes ayudarían a curar la enfermedad causada por Covid-19, la especialista comenta que “en este contexto, muchos pacientes pueden precisar profilaxis o tratamiento antitrombótico. Sin embargo, actualmente no hay un esquema validado sobre dosis y momento de uso de los fármacos antitrombóticos. Así, el uso de anticoagulantes más que curar ayudaría a prevenir las complicaciones tromboembólicas”.

Sobre el uso de la heparina, la cardióloga dice que se trata de un fármaco anticoagulante utilizado principalmente para prevenir y tratar eventos trombóticos.

Son fármacos que llevan más 25 años en el mercado y han demostrado ser eficaces y seguros para el paciente. Van dirigidos a reducir la capacidad de coagulación de la sangre en situaciones donde el organismo coagula en exceso.

En el escenario de la pandemia mundial, los pacientes pueden precisar profilaxis o tratamiento antitrombótico. Sin embargo, actualmente no hay un esquema validado sobre dosis y momento de uso del uso de este medicamento.

Los esquemas sugeridos se basan en si es paciente ambulatorio, si está hospitalizado en área no crítica o en unidad de terapia intensiva, se debe ajustar la peso y a la función renal.

La heparina es un fármaco que no se puede administrar por vía oral debido a que su molécula es bastante grande y no se absorbe correctamente en el intestino. Así, hay que inyectarlo por vía intravenosa o por vía subcutánea (inyección a través de un pliegue de la piel, habitualmente en el abdomen), por lo tanto, no es un medicamento para manejar en casa. Es de uso hospitalario.

“En pacientes con Covid-19 que no requieren hospitalización, se debe realizar una valoración individualizada de la necesidad del uso de la heparina profiláctica en base a criterios clínicos, factores de riesgo y antecedentes trombóticos personales y familiares”, recalca.

Para finalizar, la especialista señala que la mejor cura es la prevención. “Los médicos al igual que tú somos seres humanos que tenemos familia y al igual que tú necesitamos comer, descansar, dormir y también vulnerables a enfermarnos; no tenemos superhéroes, y en estos momentos de contingencia, tu vida, que es lo más valioso que posees, está en nuestras manos. Ayúdanos, somos tú y yo un equipo. Por eso, quédate en casa y adopta el lavado de manos y el uso de cubrebocas (en forma responsable) como parte de un estilo de vida”.— Isabel Montero Zaldívar

Heparina /Detalles

La doctora Hilda Peralta Rosado comparte las siguientes recomendaciones generales enfocadas a los pacientes Covid-19 que permanecen en su domicilio.

En movimiento

Fomentar la deambulación en casa.

Ni de pie ni sentado

Evitar permanecer de forma prolongada de pie o sentado y evitar cruzar las piernas.

Cambio de posición

Cambiar de posición cada 30 ó 60 minutos.

Ejercicio

Ejercitar las extremidades inferiores (movimientos de flexoextensión y movimientos circulares de los pies).

Beber agua

Evitar la deshidratación.

Proponen “lavado pulmonar” para evitar recaídas de Covid-19

A 50 días del primer caso: Cronología de las medidas estatales contra el Covid-19