in

Broncoaspiración en bebés: causas y recomendaciones

La reciente muerte de un menor de dos meses en Chichimilá y la atención oportuna de una bebé de cuatro meses en Umán, ambos por sufrir una broncoaspiración tras ser amamantados; causó dudas respecto a la frecuencia con la que suceden estos casos.

De acuerdo con el Dr. Ebenezer Cruz Romero, cirujano pediatra en Ciudad de México, una broncoaspiración es un estado de aspiración accidental en el cual un menor puede ingerir líquidos, alimentos u objetos a las vías respiratorias.

Es más común de lo que parece y el episodio con más frecuencia es la aspiración de contenidos gástricos y esto sucede cuando hay expulsión directa por vómito, regurgitación o reflujo gastroesofágico”, cita su sitio en línea.

¿Cuáles son los síntomas?

Infografía tomada de Internet

Cabe destacar que el reflujo suele ser muy común en los niños menores y este puede desaparecer entre los seis o nueve meses de edad, antes de que se convierta en un problema mayor. Entre los síntomas de una broncoaspiración destacan:

  • Dificultad para respirar
  • Tos
  • Ruido al respirar (estridor) o respiración ruidosa
  • Cambios en el timbre de voz (disfonía)
  • Cambios de coloración
  • Coloración azulada de los labios o la piel (cianosis)
  • Pérdida de la conciencia (desmayo)

¿Cómo evitar una broncoaspiración del bebé?

Al respecto, el sitio BBMundo advierte a las madres que en caso de estar frente a un caso de broncoaspiración es necesario aplicar los primeros auxilios al bebé, que puede ser con la liberación de esta obstrucción a través de una perilla de succión que libere la garganta.

No obstante, también es importante recordar que no hay mejor atención que la de los expertos, por lo que el primer paso es llamar a los servicios de emergencia para que los paramédicos realicen las labores de rescate, antes de aplicar un método en casa.

El mismo portal dirigido a madres destaca que la broncoaspiración por amamantamiento se puede prevenir con las siguientes recomendaciones:

  • No dejarle la mamila al bebé sin la supervisión de un adulto.
  • Asegurarse de que repita (eructe) cuando termine de comer, para que libere el aire que queda atrapado en el estómago.
  • Evitar insistir en que tome su leche si está llorando y la está rechazando.
  • Al terminar de tomar el biberón, mantener al niño semisentado.
  • En la cuna al acostarlo no debe haber juguetes, cobijas o almohadas en exceso.

Exdirector de Interpol México: ''Mamá de Luis Miguel está viva'' (vídeo)

Breves de economía