in

Carrera contra el coronavirus

Un hombre que lleva una máscara protectora camina junto a un logotipo de la compañía farmacéutica francesa Sanofi en París

Ya se realizan los ensayos clínicos de varias vacunas

Más de 170 vacunas para proteger contra el coronavirus Covid-19 están en desarrollo en el mundo, para lo cual se utilizan ocho distintas tecnologías, siendo la de ARN mensajero una de las que funciona de manera novedosa, al requerir un mínimo de información genética en la célula para producir el antígeno, lo que ayudaría a que las vacunas puedan reproducirse de manera más fácil y a gran escala.

Hay avances importantes en el desarrollo de estas vacunas, pues hay algunas que ya están en la fase uno de ensayos clínicos, por lo que se estima a finales de 2020 se podría tener lista alguna de ellas y generar millones de dosis para la población más afectada, vacunas que en los primeros meses de 2021 se contarían por cientos de millones, ante las alianzas y colaboraciones que laboratorios farmacéuticos, instituciones científicas y académicas que trabajan en su desarrollo.

Es una carrera que corren juntos contra el virus, una carrera crucial ante la afectación que el Covid-19 ha generado en todo el mundo, y hay un compromiso de colaborar entre estos actores, sea cual fuera la vacuna aprobada, para poner al servicio toda la capacidad de producción para su producción en serio y pueda llegar a la mayor cantidad de personas posibles.

Así lo manifestaron representantes de varias farmacéuticas que trabajan en el desarrollo de vacunas contra el coronavirus durante una conferencia virtual organizada por la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (Amiif) y GSK México, una compañía farmacéutica y de atención médica.

En la conferencia participaron los médicos Alejandrina Malacara, directora médica de la unidad de vacunas de Sanofi–Sanofi Pasteur; Alejandro Cané, jefe de asuntos científicos y médicos para América del Norte de la división de vacunas de Pfizer; Eduardo Franco, director médico en Janssen, María Yolanda Cervantes Apolinar, directora médica de Vacunas de GSK; y Fernando Fon, director médico y de asuntos regulatorios de Amiif.

Los especialistas brindaron un panorama sobre cómo se encuentra el desarrollo de posibles vacunas para proteger contra el Covid-19.

Dieron a conocer que hay unas 170 vacunas en desarrollo en el mundo para tratar la pandemia del coronavirus, de las cuales más del 70% son desarrolladas por la industria privada, en algunos casos en alianza con instituciones científicas o académicas.

Alejandrina Malacara destaca que están trabajando en diferentes frentes para tratar de contener la pandemia de Covid-19, y en el área de vacunas tienen dos candidatas: una que desarrollan en alianza con la Autoridad para la Investigación y el Desarrollo Biomédico Avanzado (Barda, por sus siglas en inglés) y GSK en la que se utiliza la metodología recombinante aprovechando la experiencia que ya tienen con otras vacunas como la de SARS e influenza, lo que representa una tecnología de camino rápido de riesgo relativamente bajo para el suministro a gran escala.

GSK apoya con la tecnología adyuvante, que es importante pues permite usar menos antígeno en la producción y por tanto poder hacer más vacunas.

La otra que desarrollan se basa en la tecnología de ARN mensajero (ARNm), que cuenta con un novedoso mecanismo de acción, el cual puede hacer más económica la producción y realizarse a mayor escala.

Alejandro Cané, de Pfizer, detalla que desarrollan una vacuna en la que usan ácidos nucleicos en la plataforma ARNm, en la que se emplea secuencia genética del virus. En menos de cinco meses se decodificó la información del virus y desarrollaron cuatro candidatas.

Explica que con la tecnología utilizada solo se introduce una pequeña parte genética en célula para producir el antígeno en cuestión y producir así los antígenos que prevengan Covid-19, por lo que la reproducción es fácil y a gran escala.

Aunado a ello, la vacuna es capaz de modificarse si hay una mutación genética del virus, de manera que en tan solo cuatro a seis semanas se podría alterar la vacuna si hay necesidad de hacerlo.

Ya se realizó la fase clínica en monos, el mes pasado comenzó la fase 1-2 en Alemania, y el 5 de mayo en los Estados Unidos, inoculando a 360 sujetos sanos, divididos en grupos de edades de 18 a 55 años y de 65 a 85 años.

Hay un intercambio de información continuo con la autoridad sanitaria, a fin de que en tiempo real se hagan los ajustes y se cubran los requerimientos para que la vacuna sea eficaz y segura.

Indica que el compromiso de Pfizer es tener la vacuna disponible para aquellas regiones que más lo necesiten en colaboración con las autoridades regulatorias y gubernamentales.

Estima que a finales de este 2020 tendrán decenas de millones de dosis disponibles y cientos de millones al inicio de 2021.

Colaboración histórica

Eduardo Franco, de Janssen, resaltó la colaboración histórica que se realiza entre instituciones, como en su caso con Barda, con quienes trabajan en el desarrollo de una vacuna mediante tecnologías comprobadas como la AdVac y PER.C6.

Esto da la oportunidad de desarrollar biológicos con más rapidez y aumentar la escala de producción de la vacuna candidata óptima.

En enero apunta que tenían 10 candidatas, y se han definido dos desde marzo, en las que trabajan. La fase clínica se iniciará en septiembre, por lo que los resultados prevén estén listos en diciembre, y tener la vacuna disponible a principio de 2021.— Iris Margarita Ceballos Alvarado

La doctora María Yolanda Cervantes Apolinar de GSK, habló de a quién debe protegerse una vez que se tenga una vacuna contra el Covid 19, pues en el tema de accesibilidad los que buscan es que las vacunas lleguen a quienes más lo necesiten y a todas parte del mundo.

Sin embargo, se tendrá que priorizar quiénes deben ser los primeros en recibir la vacuna, como el personal de salud, los adultos mayores, las personas con co-morblidades y otros grupos que considera se irán identificando en la marcha.

Fernando Fon, director médico y de asunto regulatorios de Amiif, detalla sobre el camino que hay que recorrer para que una nueva molécula sea aprobada por la Cofepris, lo cual pude tardar un mínimo de 13 meses y extenderse hasta por cuatro años para obtener un registro sanitario. De manera que ante situaciones como la pandemia actual se está en desventaja para poder tener la disponibilidad de la vacuna para proteger de Covid-19

De un vistazo

Priorizar

La Dra. María Yolanda Cervantes Apolinar, de GSK, considera que al tener la vacuna contra el Covid-19 se deberá elegir a quienes la recibirán de primero, como el personal de salud, los adultos mayores, las personas con comorbilidades y otros grupos que considera se irán identificando en la marcha.

Aprobación

Fernando Fon, director médico y de asunto regulatorios de Amiif, declara que será largo el camino que se recorrerá para que una nueva vacuna sea aprobada por la Cofepris: para obtener un registro sanitario puede tardar desde un mínimo de 13 meses y extenderse hasta por cuatro años.

Nuevo revés legal al decreto de energía

Crean vida a partir de ejemplares muertos