in

Cuidado con el efecto “rebote” al intentar bajar los kilos extras de diciembre

Foto: Megamedia

 

MONTERREY (Notimex).— Tras los excesos de comida y alcohol durante las fiestas navideñas y de fin de año, el principal propósito en enero suele ser bajar de peso. Quienes se lo planteen deben adoptar un plan nutricional que no afecte su salud.

El nutriólogo Caleb Salinas Mejía señaló que es común que en enero aumenten las consultas con esos especialistas y los gimnasios estén saturados, porque la gente busca bajar rápidamente el peso que subió, “sin tomar en cuenta que todo es parte de un proceso y como tal lleva su tiempo”.

Explicó que durante la temporada decembrina las personas llegan a aumentar hasta cuatro kilos, los cuales se suman al exceso de peso que podría haberse acumulado durante el año o años atrás.

En la mayoría de las ocasiones una rápida pérdida de peso puede generar después un “rebote”, es decir, la persona llega a recuperar los kilos “y a veces de más”.

Manifestó que de esos dos a cuatro kilos que se aumentan la persona se propone bajarlos, pero solamente pierde dos “y se queda con dos arriba y el próximo año aumenta cuatro y baja dos, y ya suman cuatro acumulados….. suponiendo que solo suba cuatro y baje dos”.

Ante ello, dijo, con el inicio de un nuevo año también se tienen “metas nuevas, propósitos nuevos, pero tampoco hay que esperar a que sea un año nuevo para empezar, cualquier época del año es buena para iniciar un régimen alimenticio en muchos de los casos”.

Es común, expresó, que “en enero las personas decidan comenzar una dieta, pero en enero se aplican muy bien, en febrero más o menos y en marzo ya no tanto, y en abril …ya se perdió el propósito, ya se desvaneció”.

Salinas Mejía advirtió que aunque existen dietas que sí hacen bajar rápidamente de peso también pueden afectar el organismo y ocasionar el efecto “rebote”. “Aunque la gente desea bajar rápido de peso, debemos entender que todo es un proceso, pues no es lógico querer bajar esos kilos que se ganaron en las últimas semanas en un mes o dos, pues, así como fue un proceso acumularlos, así es para bajarlos”, declaró.

Salinas Mejía subrayó que existen dietas en las que las personas llegan a rebajar hasta 10 kilos en un mes, pero al siguiente los pueden volver a subir.

El objetivo debe ser aplicar un régimen permanente, un plan de alimentación que se pueda mantener, que sea un proceso de disciplina, de paciencia, cuyos resultados “se vean, se tengan y se mantengan, que se tenga un resultado real”.

Hay alimentos que pueden ayudar a eliminar ese exceso de peso, pero “ninguno va hacer magia, es un conjunto de todo, hacer ejercicio, tener un plan de alimentación, se trata de conjugar todo para tener un resultado real y permanente”.

“El ritmo de vida, de la ciudad, donde el tiempo es oro” genera que se busque un plan de alimentación que no le quite mucho tiempo a las personas, que puedan hacer sus platillos tranquilamente y rápido, y que le ayuden a bajar de peso.

 

Peregrinos lesionados

Para no recibir el paquete