in

Cuidado con esos lunares

Es importante volver parte de la rutina el uso de protector vestimenta con protección solar efectiva

El melanoma se presenta en piel, mucosa y ojos

Un lunar asimétrico, con bordes irregulares, de varios tonos y un diámetro de más de seis milímetros es motivo de alerta, ya que puede tratarse de melanoma, una neoplasia maligna (cáncer en la piel) que en algunos casos puede evolucionar rápidamente con un pronóstico poco alentador para el paciente.

Hoy, 23 de mayo, es el Día Mundial del Melanoma, conmemoración con la que se busca concienciar sobre este problema de salud.

La dermatóloga María José Cervantes González expresa que el melanoma es una neoplasia maligna, un crecimiento anormal, desorganizado y sin control de los melanocitos (las células que producen el pigmento de la piel), que están mutados.

Generalmente se presenta en la piel, pero también puede encontrarse en la retina, la mucosa y en el sistema nerviosos central.

Lo más común es que se presente en la piel, por lo que las personas deben tener presentes las características clínicas o datos de alarma, para acudir al especialista a una revisión cuando noten algo raro en la piel, particularmente en los lunares.

El autoexamen frecuente sobre la aparición de lesiones pigmentadas debe ser algo de rutina para todos, y estar atentos a lunares que hace un mes no se tenían y ahora son muy evidentes, o a cambios importantes en los lunares preexistentes.

Detección

Un acrónimo de datos de alarma de melanoma, se conoce como “A, B, C, D, E”.

La “A” se refiere a la Asimetría de un lunar, cuando es asimétrico hacia uno de sus lados es un dato de alrma; la “B” tiene que ver con los Bordes del lunar, cuando tiene como “patitas” o puntas como estrellas que denotan un crecimiento; la “C” alerta sobre el Color, pues cuando un lunar tiene diferentes tonos, no es normal, cuando un mismo lunar presenta tonalidades blanco, rosa y negro, por ejemplo, es señal de que algo no está bien.

La “D” hace referencia al Diámetro en lesiones nuevas, pues es posible que se tengan lunares antiguos que son grandes, los cuales sólo se vigilan, pero cuando se trata de lesione nuevas de más de 6 milímetros es otro dato de alarma; la “E” concientiza sobre la Evolución de la lesión, cuando la persona nota la aparición de un lunar nuevo en la piel que hace una costra o está ulcerado,

Otros tipos de melanoma son el llamado nodular que aparece como una bolita roja o rosa de crecimiento rápido, así como el melanoma de las uñas que se manifiesta como una línea negra, muy negra, de manera irregular, que va creciendo poco a poco en las uñas de manos o pies.

La especialista indica que hay muchas líneas de investigación respecto a la causa del melanoma, y lo que se sabe hasta ahora es que es multifactorial, hay algunos casos de antecedentes familiares pero son pocos.

Lo que se ha demostrado ampliamente como causalidad es la exposición solar de manera aguda o aguda intermitente, como quemaduras solares en el verano, sobre todo si son en la infancia o antes de los 18 años.

La exposición a la radiación solar es algo estudiado y comprobado como causa de melanoma, por lo que la principal recomendación es no exponerse al sol evitar, evitar los máximos índices de radiación que se dan entre las 9 y 16 horas, evitar quemaduras por exposición solar, volver parte de la rutina el uso de protector solar y la ropa con protección solar, pues ya hay sombreros, trajes de baño y camisas con protección solar.

Los niños son más susceptibles al daño en la piel, por lo que deben evitar las quemaduras solares.

También debe evitarse el uso de camas de bronceado que es un factor de riesgo importante.

La doctora María José Cervantes, detalla que antes se consideraba que el pico de incidencia del melanoma era entre los 50 y 60 años, pero recientemente se han visto casos entre los 35 y 40 años en formas agresivas, es decir, cada vez hay más casos a más temprana edad.

Apunta que las personas con fototipos 1 y 2, (personas pelirrojas, rubias, de ojos claros, que nunca se broncean, sino que se queman con el sol) tienen más riesgo de padecer melanoma, pero las personas de fototipos 4 y 5 (morenas) también pueden padecer esta enfermedad.

En la revisión clínica el dermatólogo usa el dermatoscopio y como especialistas tienen patrones identificados para saber qué lesiones son altamente sospechosas y cuáles no.

Cuando hay sospecha se realiza una biopsia, se toma un pedazo de la lesión o la lesión completa para mandar al patólogo, dependiendo en qué nivel esté, si es superficial o es invasor, es el tratamiento a seguir.

En todos los casos de melanoma es necesaria la cirugía con apoyo del dermato-oncólogo, oncólogo quirúrgico, cirujano reconstructivo u oncólogo médico.

Acudir al dermatólogo una vez al año para una revisión de rutina, puede ayudar a un diagnóstico temprano.— IRIS CEBALLOS ALVARADO

De un vistazo

Agresivos

La doctora María José Cervantes González destaca que todos los melanomas son agresivos, pero hay algunos que desde la forma inicial como se presentan, con un crecimiento rápido y formas invasoras, que lo son aún más y el pronóstico no es bueno, tal como ocurre con el melanoma nodular.

Profundidad

Mientras más profundo es el melanoma, más estudios se requieren, como de ganglio centinela, y el paciente puede requerir quimio y radioterapia.

DIagnóstico temprano

Por ello la importancia de un diagnóstico temprano, pues generalmente se detecta cuando se ve el crecimiento superficial, pero hay una fase de crecimiento vertical o invasor, en la que la persona no nota el problema.

Prevé un mayor impacto en el PIB

La colaboración de Aitana y Reik supera distancias