in

Diferentes trastornos que puede tratar un psiquiatra

Para muchos de nosotros la diferencia entre psicología y psiquiatría no es muy clara. Sin embargo, entender sus diferencias no es nada difícil, ya que un psicólogo se dedica a estudiar, diagnosticar y tratar los trastornos centrados en la psicoterapia, toma en cuenta la conducta, dimensiones del pensamiento y emociones, de esta forma puede ayudar a las personas a comprender y resolver sus dificultades psicológicas, mientras que el psiquiatra debe tener una carrera previa en medicina, de esta forma puede centrar los tratamientos en el uso de la farmacología, mejorando los síntomas que producen una enfermedad mental.

Ambos especialistas pueden trabajar de manera multidisciplinar ya que en ciertos trastornos como depresión mayor, trastorno límite o bipolar, se considera que su unión en necesaria. Dicho esto, es mucho más fácil comprender las diferencias de ambos profesionales, ahora, podemos comenzar con los trastornos que un psiquiatra puede tratar.

Trastornos tratados por un psiquiatra

Existen muchas enfermedades mentales que pueden llevar a un paciente a sentarse en una sala con un psiquiatra, algunos de estos pueden originar más trastornos, como un mapa mental.

Si bien es cierto que diagnosticar una enfermedad mental es difícil, existen ciertos síntomas que pueden lograr que la persona o un familiar piense en ayuda profesional. Por ejemplo, cuando una persona presenta frecuentes e intensas conductas o incluso fantasías sexuales las cuales pueden implicar niños, adultos u objetos inanimados que no consienten, puede derivar en parafilias.  Las parafilias derivan de trastornos parafílicos, que causan problemas de funcionamiento en la persona afectada, angustia o que pueden perjudicar a otra persona.

Existen muchas parafilias, las cuales pueden centrarse en numerosos objetos, animales, personas, etc. Depende de la excitación sexual de la persona y del uso o presencia del foco en el que se centra. Generalmente cuando las conductas sexuales causan angustia o daño, se puede considerar trastorno parafílico.

Además de los problemas sexuales, también existen trastornos alimenticios como la anorexia. La anorexia nerviosa es un trastorno de alimentación caracterizado por el peso corporal anormalmente bajo, percepción distorsionada del peso y el miedo intenso a aumentar el mismo. Es muy importante para las personas que padecen de anorexia controlar su figura corporal, por lo que pueden arriesgarse a hacer todo tipo de sacrificios que pueden interferir en su vida.

Generalmente las personas con anorexia restringen mucho la cantidad de alimentos que consumen, de esta forma creen que pueden controlar la cantidad de calorías, además de usar laxantes, enemas, suplementos dietéticos y diuréticos. Para tratar la anorexia, se realiza un tratamiento creado por distintos especialistas que son liderados por un psiquiatra o psiquiatra infantil en caso de que el infante sea el afectado.

Otros trastornos incluyen:

  • Esquizofrenia

 Un trastorno mental considerado grave ya que las personas interpretan la realidad de forma anormal, ya que combinan las alucinaciones, los trastornos graves en el pensamiento y comportamiento, así como delirios, afectando el funcionamiento diario y, en ocasiones, volverse incapacitante.

Para poder diagnosticar la esquizofrenia se deben descartar otros trastornos de salud mental y así, determinar que los síntomas mostrados no son causa de medicamentos, afecciones o abuso de sustancias.

  • Suicidio

El suicidio puede producirse a cualquier edad, de acuerdo con las OMS, alrededor de 800 000 personas se quitan la vida cada año. Generalmente los suicidios se producen impulsivamente en momentos de crisis que pueden derivar de problemas financieros, enfermedades crónicas, rupturas amorosas, depresión (que también puede tratar un psiquiatra), etc. También pueden ser originados por experiencias relacionadas con violencia, abusos, pérdidas, desastres que pueden estar ligadas a conductas suicidas.

Los suicidios pueden ser prevenidos, un médico puede realizar un examen físico, pruebas y hacer preguntas sobre la salud física y mental, de esta forma podrá determinar la causa de los pensamientos suicidas y cuál puede ser el mejor tratamiento.

  • ADHD (TDAH: Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad)

Cuando se habla de ADHD (en español conocido como TDAH), se refiere a un trastorno de salud mental que puede causar niveles superiores a los normales de comportamientos hiperactivos e impulsivos. Las personas con este trastorno pueden tener problemas para centrar su atención en una sola tarea o incluso para permanecer sentadas durante periodos prolongados de tiempo.

Se considera que existen diferentes tipos de TDAH; estos son predominantemente inatentos, predominantemente hiperactivos-impulsivos y una combinación de ambos. Generalmente para tratar este trastorno se realiza una terapia conductual y medicamentos, dependiendo de lo que el especialista crea mejor opción.

Existen muchas enfermedades mentales y trastornos que un psiquiatra puede tratar, sin embargo, las mencionadas anteriormente son las más comunes. Es importante mantenerse al tanto e investigar sobre los síntomas para poder reconocerlos de forma inmediata y lograr que el tratamiento comience lo antes posible. Recordemos el riesgo de automedicarse, principalmente en casos severos, se debe consultar a un especialista siempre.

(I.S.)

Otro multihomicidio en Michoacán: 5 cuerpos con huellas de tortura

Jonathan dos Santos critica los protocolos antiCovid de la Liga MX