in

Dormir bien evitaría trastornos

Un estudio revela que las personas que tienen la capacidad para madrugar y dormir bien

El reloj biológico sería influenciado por la genética

El ciclo del reloj biológico es ligeramente más largo que el diario de 24 horas y por ello, las conexiones del tejido ocular explican cómo el cerebro detecta la luz para “resetear” ese reloj cada día y sincronizarlo con el ciclo diario, apuntan los investigadores de la Universidad de Exeter (Reino Unido) y el Hospital General de Massachusetts (Estados Unidos) citados en la nota de portada.

El funcionamiento de nuestro reloj biológico está influenciado por los genes y por nuestro estilo de vida, como la dieta, la exposición a la luz artificial, nuestros trabajos y actividades.

El Nobel de Medicina, recuerdan los investigadores, distinguió en 2017 a tres científicos estadounidenses por descubrir los mecanismos moleculares que controlan el ritmo circadiano, el “reloj biológico interno” por el que plantas, animales y humanos se adaptan a las rotaciones de la Tierra.

“Nuestro trabajo indica que, en parte, los motivos por los que algunas personas son madrugadoras y otras nocturnas se deben a las diferencias que existen entre la manera en que nuestros cerebros reaccionan a las señales de la luz externa y el funcionamiento normal de nuestros relojes internos”, dice Samuel E. Jones, de la Universidad de Exeter.

Estas pequeñas diferencias —concluye— podrían tener efectos significativos en la capacidad de nuestros relojes biológicos para controlar el tiempo eficazmente, lo que “podría alterar los riesgos asociados a trastornos mentales”.

 

Confusión por fuego en una gasera

Cartón de Tony: Información por ósmosis