in

El 8% es asmático; una enfermedad que es incurable pero controlable

El asma es un problema de salud pública actual

Se estima que el 8% de la población en México padece asma (un millón de mexicanos), siendo que entre 30% y 35% de la prevalencia se da en niños de 5 a 14 años, es decir, unos 300,000 niños en el país tienen esta enfermedad que no se cura, pero es totalmente controlable.

Así lo indica el neumólogo pediatra Carlos Juárez Ortiz, vicepresidente de la Sociedad Mexicana de Pediatría, quien puntualiza que el número de casos de asma puede ser mayor, pero hay pacientes no diagnosticados.

Apunta que es frecuente que el diagnóstico de asma se realice en medio de una crisis del paciente, cuando los síntomas son avanzados y deben acudir al hospital para atención médica urgente.

“Cuando esto ocurre es porque ya pasaron tiempo con la enfermedad, y no se habían dado cuenta ni los médicos ni los cuidadores de los niños, pues el cuadro clínico de un menor con asma puede ser muy variable y se trata de diferentes maneras, como si fueran otros padecimientos, y no es sino hasta que se presenta una crisis asmática que se revisan los datos y se hace el diagnóstico”, indicó Juárez Ortiz.

Sin embargo, afirma que hay síntomas que ayudan a detectar el padecimiento, incluso por un familiar.

Los cuatro síntomas cardinales del asma son la tos, las sibilancias, la opresión torácica y la sensación de falta de aire.

El especialista detalla que el más importante es la tos repetitiva, que se trata y suele asociar con que es porque el menor entró a la escuela, el cambio del clima o estación, pero a pesar del tratamiento no mejora, porque en realidad es asma.

La falta de aire, indica, se presenta en actividades desde reír hasta hacer ejercicio, y es un síntoma que un niño de 5 años ya puede indicar, y en el caso de los más pequeños se puede notar porque se paran para descansar cuando están jugando.

Escuchar ruidos anormales en el pecho cuando hay actividad física es otro síntoma que los niños pueden describir, suelen decir que les silba el pecho, algo que se nombra sibilancia.

Un cuarto dato importante asociado al asma es la sensación de dolor en el pecho u opresión toráxica, que muchas veces lleva a los pacientes al cardiólogo antes que al neumólogo, cuando este síntoma, en el caso del asma, se relaciona directamente a los pulmones y vías áreas que al inflamarse oprimen el pecho.

Juárez Ortiz afirma que el asma es un problema de salud pública actual, subdiagnosticado, que causa ausentismo escolar.

Manifiesta que se debe abatir el uso indiscriminado de medicamentos de rescate para el asma, y dar un tratamiento adecuado y a largo plazo, para que los pacientes no tengan crisis recurrentes, ni la necesidad de acudir de emergencia al hospital.

“Los medicamentos de control ayudan a mejorar la calidad de vida de los pacientes”, expresa.

El especialista recomienda cuidar la parte ambiental cuando hay pacientes asmáticos en casa, pues muchos de los problemas se detonan en el hogar por la humedad, el polvo, los ácaros, los pelos de animales y cuando hay adultos que fuman en casa, algo que los afecta mucho.

Resalta que es importante que los niños, los cuidadores y los maestros estén capacitados sobre el manejo de este padecimiento, pues una crisis de asma puede ocurrir en cualquier momento.

Respecto al tratamiento de la enfermedad, señala que la terapia de base son los broncodilatadores, tanto los que se utilizan para un momento específico en el que se requiere de un efecto rápido, como otros que actúan a largo plazo.

Los esteroides inhalados desinflaman, y se asocian al broncodilatador para que tenga una acción duradera sobre los bronquios y evitar que la situación de salud de un paciente se complique.

Explica que la acción de los broncodilatadores ayuda a que no se inflamen las vías aéreas: “Los tubos (bronquios), que llevan el aire para respirar, están inflamados, por lo que entra menos cantidad de aire, pero principalmente sale menos. El efecto de la medicación hace que los bronquios se abran, para que el aire entre y salga lo más normal posible”.

Sobre la prevalencia del asma, indica que es muy variable en el mundo y dentro de los países, pues hay ciudades con muchos más casos que otras, y aunque no hay un dato claro de por qué esto ocurre así, se sospecha que tiene que ver con características como la vegetación, la genética de la población, los cambios abruptos de temperatura, las condiciones ambientales de las ciudades, la contaminación y las características propias de las familias, entre otros.

El doctor afirma que el asma es una enfermedad muy controlable y los pacientes pueden tener una buena calidad de vida.

“A los padres suele preocuparles si sus hijos pueden llevar una vida normal y hacer ejercicio, la respuesta es sí”, menciona.

Recuerda que hay medallistas mundiales y olímpicos con asma, por lo que un niño con este padecimiento puede tener vida normal y debe hacer ejercicio, lo importante es diagnosticar la enfermedad, entenderla y atenderla para lograr esa meta.

En relación a cómo la pandemia ha afectado a los pacientes con asma, señala que la principal afectación es que no acuden a revisión médica por las restricciones en los hospitales, pero por fortuna no hay una alta asociación del asma con complicaciones por Covid-19.— IRIS CEBALLOS ALVARADO

De un vistazo

Ciudades con más asma

Las ciudades con más altos índices de casos de asma son Ciudad de México, Cancún, Tulancingo, Tlaxcala, Guadalajara y Monterrey.

Entre los siete con más casos

A nivel de las entidades federativas, de acuerdo con datos del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud Federal, Yucatán se encuentra entre los siete estados con mayor número de casos de asma. En 2019 se registraron 9,532.

Otras entidades

Superan a Yucatán, Veracruz, Tamaulipas, Jalisco, Ciudad de México, Chihuahua y Coahuila

Alumnos exigen respeto

Llegan a Yucatán las vacunas para personas de 50 a 59 años