in

El cáncer de próstata es el tercero más mortal

El cáncer de próstata es el más común y el tercero en cuanto a mortalidad en Latinoamérica y el Caribe, incluido México. Pese a ello hay una falta de cultura de la prevención que hace que el 40% de los varones debuten con la enfermedad en una etapa metastásica.

El surgimiento de nuevas alternativas para tratar el cáncer de próstata en estas etapas es visto como algo positivo por los médicos, ya que se ha logrado incrementar la supervivencia global en pacientes con cáncer de próstata avanzado.

El urólogo oncólogo Héctor Manuel Sánchez López  enfatiza que este cáncer es un problema de salud pública, ya que tiene un alto impacto con 400 millones de pacientes por año a nivel mundial. Tan solo en 2020 se detectaron 215,000 nuevos casos y más de 57,000 decesos.

Sánchez López precisa que es el cáncer más común y el tercero en mortalidad, y México no es la excepción en estas estadísticas.

Su incidencia

La mayor incidencia se presenta en hombres después de los 60 años, y aunque no hay estadísticas muy precisas, se considera, de acuerdo con el Observatorio Global del Cáncer (Globocan, por sus siglas en inglés), que la incidencia es de 41.6 casos por cada 100,000 habitantes.

Una cifra muy alta si se compara con otros tipos de cáncer como el de pulmón que representa 7.3 casos por cada 100,000 habitantes.

El especialista explica que el cáncer de próstata se divide en dos grandes grupos: el cáncer localizado en próstata que no ha avanzado a otras partes y en el que las opciones terapéuticas son con fines curativos, para lo cual se realiza una prostatectomia radical o cirugía y se da quimioterapia.

El otro grupo es cuando hay metástasis, es decir, el cáncer se ha expandido a otros órganos, generalmente a los huesos, o afecta los ganglios, el hígado o el pulmón, lo cual se conoce como cáncer visceral. En esta etapa avanzada el pronóstico no es tan bueno, por lo que la opción ya no es curar al paciente, sino darle tratamiento paliativo para controlar el cáncer.

Señala que por desgracia el 40% de los pacientes en México debuta en etapa metastásica, y del 60% restante, en los que se identifica la enfermedad en etapa localizada, la mitad evolucionan a metástasis, por lo que el porcentaje de pacientes con cáncer de próstata avanzado es de 75%.

De ahí la trascendencia de contar con tratamientos innovadores para atender a este grupo de pacientes.

Aprueban tratamiento

El doctor Sánchez López, detalla que hace apenas unos meses la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) autorizó el uso de un tratamiento combinado de apalutamida con la terapia hormonal estándar, que demostró una mejora en la supervivencia global en pacientes con cáncer de próstata avanzado, independientemente del grupo de riesgo (alto o bajo) o de si previamente se recibió quimioterapia o no, y probó utilidad tanto en quienes debutan con cáncer metastásico como en quienes les fue detectado en una etapa localizada y progresa a metástasis.

Puntualiza que los resultados fueron evaluados mediante el estudio Titán, en fase 3, lo que significa que ya pasó por investigaciones de eficacia y validez, y se vio en el seguimiento a cuatro años (44 meses) una mejora en la sobrevida global de los pacientes, y una reducción en el riesgo de muerte del 35% en pacientes que fueron tratados con el fármaco, una cifra que se calcula sube a 48%, pero se reduce pues se incluye al grupo de pacientes que tomó el placebo en el estudio, y a quienes en un momento del mismo, al revelarse los datos, se les incorpora por ética al tratamiento con el fármaco, al ver la mejora en los pacientes que sí recibieron desde el inicio la medicación.

Aunado a esos datos, apunta, se vio una mejora en la progresión del antígeno prostático, y los pacientes tardan más en hacerse resistentes al bloqueo androgénico con apalutamida.

En síntesis, Sánchez López afirma que se evita la progresión de la enfermedad y se mejora la sobrevida global sin afectar la calidad de vida de los pacientes, ya que hay una buena tolerancia al medicamento.

El tratamiento tiene además la ventaja de que es oral, con la ingesta de cuatro pastillas diarias.

Las campañas de prevención son importantes

El médico destaca que no hay que olvidar que lo más importante es la prevención, por lo que los varones deben realizarse una prueba de antígeno prostático y un tacto rectal, a partir de los 45 años, o a partir de los 40, en los casos en los que hay antecedentes familiares.

El especialista señala la realización de campañas como la de “Mil luchas contra el cáncer de próstata”, en la que se presenta a un luchador, todopoderoso e invencible, quien se quita la máscara y es Abelardo un hombre frágil con cáncer de próstata.

La campaña busca generar conciencia sobre el padecimiento y fomentar la detección temprana, invitando a reconocer que no son invencibles ni superhéroes, y que deben tener la humildad de acercarse al médico para cuidar su salud.— IRIS MARGARITA CEBALLOS ALVARADO

Escrito por Iris Ceballos Alvarado

Iris Ceballos Alvarado es Licenciada en Periodismo y Ciencias de la Comunicación. Comenzó su carrera en medios de comunicación en 1994 y en agosto de 1997 se integró a Grupo Megamedia. Desde entonces realiza coberturas sobre cultura, espectáculos, salud, educación y calidad de vida.

El Ave María de Gounod-Bach

Enlace Arjona Téyer - Granados Manzanilla