in

El riesgo, en aumento

Cambios corporales y de ánimo alertarían de un tumor presente

 

El incremento de la expectativa de vida hace que más personas estén expuestas a factores que influyen en la aparición del cáncer y, por tanto, que los casos de tumores vayan al alza

Con el nombre de cáncer se denomina a un grupo de enfermedades de crecimiento descontrolado con capacidad de crear metástasis.

No hay una sola causa para estos males, sino que cada tipo de cáncer tiene sus propios factores de riesgo. Sin embargo, la obesidad debida a una mala alimentación es una condición importante para presentar las enfermedades de seno, hígado, gastrointestinal y de próstata.

Otros hábitos del estilo de vida que favorecen su aparición son el tabaquismo, en el caso del cáncer de pulmón, y beber alcohol en exceso, en el de cabeza y cuello.

Así lo describe Rodrigo Pacheco Pérez, médico oncólogo, quien añade que alrededor de la enfermedad —de cuyo combate se conmemora hoy el día mundial— prevalecen muchos mitos, entre ellos que la carne roja es cancerígena.

El especialista señala que probablemente el consumo excesivo de carne roja y embutidos es factor de riesgo de cáncer gastrointestinal, pero aclara no hay una indicación médica para que deba dejar de comerse carne roja.

En ese sentido, enfatiza que un alimento por sí mismo no ocasiona el aumento del tamaño de un tumor canceroso ni su disminución ni desaparición.

Añade que se suele asociar el consumo de azúcar con la incidencia de cáncer, cuando en realidad el abuso en la ingesta de esa sustancia contribuye al incremento de peso y es la obesidad la que sí es un factor de riesgo.

El doctor Pacheco Pérez subraya que, por lo tanto, la clave está en seguir una alimentación balanceada.

En cuanto a la influencia de la genética, el médico oncólogo afirma que los tumores hereditarios son muy raros, aunque si se tiene uno o dos familiares con cáncer esto constituye un antecedente importante.

Sin embargo, el peso de la genética varía según el tipo de tumor. Si se trata de cáncer de riñón, no hay mucho riesgo de que alguien más de la familia pueda presentarlo; pero si es el de mama, el antecedente familiar es algo que se debe tomar mucho en consideración.

Si uno o dos familiares de primera línea presentan cáncer de mama, es posible realizar una prueba al pariente interesado en evitarlo a fin de identificar ciertos genes y determinar si sufren una alteración. Si esto se confirma, se procedería a efectuar una mastectomía preventiva, antes de que salga el tumor.

El doctor Pacheco Pérez indica que esas pruebas ya se realizan en mujeres anglosajonas y europeas, pero es difícil que se adapten a la población mexicana y en general de Hispanoamérica.

El especialista anticipa que cada vez se van a detectar más casos de cáncer porque la población vive más tiempo y la mortalidad por esta causa irá en aumento.

Precisa que los tumores son la segunda causa de muerte en México, por lo que se recomienda consultar con el médico ante cualquier anomalía en el cuerpo.

Explica que el incremento de la mortalidad por cáncer se debe a que, al tener una mayor expectativa de vida, la población está más expuesta a los factores de riesgo, además de que para la mayor parte de los tumores las detecciones en etapas tempranas son difíciles.

El cáncer de mama y cuello uterino se pueden diagnosticar en sus fases iniciales, pero de otros, como el de riñón, gástrico y de colon, no siempre se hace una detección oportuna.

Respecto a la información de cáncer en internet, el doctor Pacheco Pérez aconseja consultar sitios confiables, como los de la Secretaría de Salud y otros gubernamentales.— Iris Ceballos Alvarado

Mayor incidencia

Los casos del cáncer de pulmón se han incrementado en los últimos años hasta ser ahora el de mayor incidencia y mortalidad en el mundo.

Decesos

De acuerdo con cifras correspondientes a 2015, en México se registraron ese año 6,900 muertes ocasionadas por el cáncer de pulmón.

Los más letales

El cáncer de pulmón representa el 8% de mortalidad total. Le siguen el de próstata, con 7.5%, y de hígado, con 7.4%.

Incidencia diferente

En Yucatán se presenta una situación diferente del resto del país y el mundo, pues los cánceres de mama y próstata, seguidos del de colon, son los que más afectan a la población.

Causas

Según datos del Inegi de 2014, la principal causa de mortalidad por cáncer en el Estado es, en hombres, el cáncer de hígado y, en mujeres, el cáncer de cuello uterino, seguido del de mama.

Incremento

Se ha incrementado en la población yucateca la incidencia de los cánceres de riñón, estómago y colorrectal.

 

Alta posibilidad de una curación

Cada año en México se presentan seis mil nuevos casos de cáncer infantil, de los cuales el 50% son leucemias y el resto, tumores de cerebro, ganglios, hueso y riñón.

El impacto de la enfermedad en los pequeños es alto para las familias, pero hay una buena noticia: en el 75% de los casos puede curarse en su totalidad, es decir, se logra la remisión.

La clave está en la detección temprana, afirma Francisco Pantoja Guillén, responsable de la Unidad de Oncología Pediátrica del Hospital O’Horán.

El médico explica que se considera cáncer pediátrico aquél que se presenta desde los primeros meses de vida hasta antes de cumplir los 18 años de edad.

Los tipos más comunes en esa etapa de la vida son las leucemias, seguidas de tumores sólidos en cerebro, ganglios (linfomas), huesos (sarcomas), riñón, hígado y retina (retinoblastoma).

No se conoce la causa del cáncer en los menores, razón por la cual no hay una manera de prevenirlo.

La carga genética puede ser factor determinante, tal como sucede con otros padecimientos, y se cree que el consumo de ciertas sustancias detona su aparición.

Sin embargo, no son males hereditarios.

El doctor Pantoja Guillén enfatiza que la expectativa de supervivencia de los pacientes es muy alta cuando se les diagnostica a tiempo la enfermedad, razón por la cual los adultos deben estar alertas a cualquier cambio que los pequeños manifiesten. Entre las alteraciones de ánimo que deben servir de advertencia está que ya no jueguen ni corran, y que se vean cansados o que duerman más.

En las leucemias pueden presentarse calenturas persistentes sin que haya infección demostrable, y moretones sin que el menor se haya golpeado. Otra característica es la palidez del rostro, como consecuencia de una disminución en el conteo de plaquetas.

El médico añade que igualmente hay que estar alertas a dolores de cabeza persistentes y de inicio reciente, que puede ser causados por un tumor en el cerebro, lo cual también puede originar vómitos y mareos.

La medida más importante consiste en vigilar el aumento de volumen de cualquier parte del cuerpo, pues un pequeño bulto en el abdomen podría ser cáncer de hígado, riñón o, en niñas, ovario.

Es posible asimismo que aparezcan protuberancias en testículos y ganglios.

El cáncer de retina se manifiesta con una mancha blanca en la pupila, como si hubiera una luz en el ojo.

Respecto del tratamiento, el doctor Pantoja Guillén precisa que son tres las opciones médicas, de acuerdo con el tipo de cáncer: cirugía para extirpar el tumor, siempre que pueda hacerse; radioterapia para algunos tipos, como el cáncer de cerebro, y quimioterapia, que se aplica vía intravenosa.

La terapia puede durar de seis meses a tres años, siendo las leucemias las que requieren la atención más prolongada.— Iris Ceballos Alvarado

Pediátrico 

Hoy martes es el Día Mundial contra el Cáncer y el sábado 15, el Día Internacional de la Lucha contra el Cáncer Infantil.

Estadística

Se calcula que en México hay 122 casos de cáncer infantil por cada millón de menores de 18 años.

Casos nuevos

Cada año se diagnostican seis mil casos nuevos en menores mexicanos. En Yucatán, la cifra de casos nuevos por año es de 200.

O’Horán

El Hospital O’Horán detecta 65 casos nuevos anualmente. En la actualidad atiende a 100 menores.

Edad

El rango de edad más frecuente en que aparece el cáncer infantil es entre los cuatro y seis años.

Síguenos en Google Noticias

Cosas de Mascotas: Haz que brille la sonrisa de tu perro