in

El corazón agradece que no fumes

Foto: Megamedia

Dejar el hábito protege incluso luego del infarto

NUEVA YORK (HealthDay News).— Si eres fumador menor de 50 años y sufres un ataque cardíaco, una nueva investigación sugiere que abandonar el hábito sería lo mejor que podrías hacer para continuar con vida varios años después.

“Estos resultados son definitivos: entre los jóvenes que han tenido un ataque cardíaco, dejar de fumar se asocia con un beneficio sustancial”, asegura el autor Ron Blankstein, de la división de Medicina Cardiovascular del Hospital Brigham and Women’s, en Boston.

“Siempre estamos buscando maneras de reducir el riesgo de eventos cardiovasculares, ya sea en la forma de nuevos medicamentos u otras intervenciones”.

“Nuestros hallazgos muestran la dramática magnitud del efecto que dejar de fumar puede tener en los adultos jóvenes”, añade. “Pero, lamentablemente, también encontramos que la mayoría de los pacientes más jóvenes siguió fumando tras su ataque cardíaco, lo que refuerza que hay importante oportunidad para mejorar”.

Los investigadores analizaron los datos de 2,072 pacientes que sobrevivieron a un ataque cardíaco antes de los 50 años y fueron tratados en el Hospital Brigham and Women’s y en el General de Massachusetts entre enero de 2000 y abril de 2016.

De esos pacientes, 1,088 eran fumadores en el momento en que sufrieron el ataque. Un año después, 343 pacientes (38%) habían dejado de fumar y 567 (62%) seguían fumando. Ambos grupos eran equitativos en términos de edad y raza.

En los siguientes 10 años, 75 de los fumadores persistentes (13%) habían fallecido, en comparación con 14 (4%) de los que dejaron el hábito en el plazo de un año tras su primer ataque.

Desenlace fatal

En el nuevo estudio, 30 de los fumadores persistentes murieron de un ataque cardíaco u otro evento cardiovascular en los 10 años siguientes a su primer infarto.

Comparación

Entre las personas que dejaron de fumar, la cifra de decesos por esas causas fue de seis.

Critican sistema de AMLO

Cartón de Tony: A toda máquina