in

El encierro prolongado puede ocasionar conflictos

Si una persona se estresa por la cuarentena

El equilibrio y la paciencia, claves para estos días

La contingencia por el coronavirus hace que al interior de la familia se esté en contacto mucho más tiempo del acostumbrado, lo que puede generar conflictos al no saber manejar la situación.

No se trata únicamente de la interacción entre los integrantes de la familia lo que puede provocar conflictos, sino el hecho de no poder salir de la casa a pasear a los centros comerciales o a visitar a alguien, a diferencia de otros momentos como en las vacaciones, en las que se pasa más tiempo juntos, pero hay la posibilidad de acudir a otros lugares.

Para evitar los conflictos en la familia o entre los que comparten la cuarentena en casa hay que buscar un equilibrio entre la interacción constante entre todos los habitantes de la casa, y los espacios para uno mismo.

Así lo manifiesta el psicólogo Carlos David Carrillo Trujillo, quien añade que en esta situación parece que de pronto quienes tienen hijos pequeños tienen que ensimismarse como padres, sin tomar en cuenta sus propias necesidades y las de cada integrante de la familia.

Por ello, hay que priorizar lo que se puede hacer.

Señala que es normal sentirse frustrados porque no se pueden hacer las mismas cosas que antes de la contingencia, como deporte o actividad física, o salir de paseo, y esa frustración es la que generaría conflictos.

“No son vacaciones, pero tampoco deben verse como un evento triste”.

Cambiar el panorama es posible, manteniendo los espacios de interacción, pero haciendo actividades que en otros momentos, por falta de tiempo, no se han hecho, como la limpieza del armario, pintar una pared, o proyectos personales que se tienen o quieren realizar.— Iris Ceballos Alvarado

Paciencia

Convivir todo el tiempo encerrados puede generar conflictos en las familias.

Sin egoísmos

La virtud de la paciencia es básica en estos momentos, por lo que se debe entender que lo importante no es “sólo yo y mi circunstancia sino también el otro, las necesidades del otro”, indica el psicólogo Carlos Carrillo Trujillo.

Síguenos en Google Noticias

Derrumbe de una pared cobra una vida en Tizimín

Mil goles: ¿verdad o mito?