in

El sudor se pega en los edificios

El ácido láctico del sudor pasa de las personas a los edificios

Podría tener un impacto negativo en las personas

DENVER (EFE).— El sudor humano contamina el aire y los edificios a un nivel “sorprendentemente más alto” de lo que se conocía, con potencial impacto negativo en la salud, anunciaron ayer científicos de la Universidad de Colorado en Boulder.

El estudio, a cargo de expertos del Instituto Cooperativo de Investigaciones en Ciencias Ambientales (Cires, en inglés) de la universidad, revela una “inesperada acumulación” de ácido láctico, principal elemento químico en el sudor, en las paredes de los edificios, incluyendo museos, viviendas y lugares de trabajo.

Demetrios Pagonis, investigador de posdoctorado en el Cires y autor principal del trabajo, dice que el 97% del ácido láctico emitido en el Museo de Arte de Boulder termina en las paredes.

Pagonis y sus colegas adaptaron a ambientes cerradores los instrumentos de espectrometría masiva que habitualmente se usan en análisis atmosféricos para determinar los componentes químicos del aire, su origen y sitio de acumulación.

El problema, enfatiza el experto, no es “que el sudor se pegue a las paredes”, sino que aún se desconoce qué otros elementos “potencialmente más peligrosos” podrían interactuar con el sudor y también adherirse a las paredes antes de ser detectados o limpiados.

Los investigadores descubrieron que elementos químicos como el dióxido de carbono y la acetona subían de niveles en la sala principal del museo cuando llegaban grupos de visitantes y luego se incrementaban en el resto del edificio, antes de regresar a sus mediciones normales por la circulación del aire.

La concentración del sudor se elevaba al llegar la gente, pero no se reducía por la ventilación, lo que llevó a descubrir que el ácido láctico quedaba pegado.

 

Los Leones caen tras el desastre en su relevo de cierre

Cartón de Tony: El más indicado