in

Exposición a las pantallas debe ser menor en niños

Recomiendan limitar el tiempo de exposición a las pantallas en los niños para no interferir su aprendizaje

Muchos niños pasan más tiempo delante de una pantalla –móvil, Tablet, ordenador TV- de lo recomendado. Lo preocupante es que, según un estudio que se publica en “JAMA Paediatrics”, permitir que un niño pequeño esté demasiadas horas usando pantallas puede retrasar su desarrollo de habilidades como el lenguaje y la sociabilidad.

La investigación, que ha seguido a casi 2,500 niños de dos años, es la última evidencia en el debate sobre cuánto tiempo de “pantalla” es seguro para los niños.

Las madres y padres completaron un cuestionario entre 2011 y 2016 sobre el tiempo que pasaban sus hijos delante de una pantalla y sobre las habilidades y el desarrollo de sus hijos a los dos, tres y cinco años. A los dos años, los niños registraron alrededor de 17 horas de tiempo de pantalla por semana. El número de horas aumentó alrededor de 25 horas a la semana a la edad de tres años, pero disminuyó a cerca de 11 horas a la semana a los cinco años, cuando comenzaron la escuela primaria.

Los hallazgos sugieren que el incremento en el acceso a las pantallas comienza antes de que se pueda ver cualquier retraso en el desarrollo. Sin embargo, no está claro si el tiempo de pantalla, incluido cuánto o qué tipo, es el culpable directo del retraso en el desarrollo. Los autores del estudio creen que el tiempo que se pasa delante de una pantalla se pierden oportunidades para practicar otras habilidades. En teoría, podría obstaculizar las interacciones sociales y limitar el tiempo que los niños pequeños pasan practicando otras habilidades físicas.

Según la Asociación Americana de Pediatría (AAP), los niños menores de 18 meses deberían evitar el uso de pantalla; de 18 a 24 meses la exposición debe ser de alta calidad y hacerse con sus padres para ayudarles a comprender lo que están viendo; los de dos a cinco años, el límite es de una hora al día y siempre con los padres presentes, y los niños mayores de seis años, coloque límites constantes, asegurándose de que el tiempo de pantalla no interfiera con el sueño y actividad física.

Espacios para el buen comer

Cartón de Tony: Diagnóstico hemático