in

La bulimia no respeta clase social

La dificultad para relacionarse con su esposo

La bulimia es un trastorno relacionado con conflictos emocionales que cualquier persona puede presentar, como ocurrió con Diana de Gales

La bulimia es un trastorno de causa compleja y multifactorial, que puede ocasionar serias complicaciones digestivas, metabólicas y cardiovasculares, que llevarían incluso a la muerte.

Afecta a todo tipo de persona, sin importar el estrato social, como lo demuestran los casos de conocidas personalidades, entre ellas la princesa Diana de Gales, cuya lucha contra el problema alimentario se expone en la cuarta temporada de la serie “La corona”, de reciente estreno.

La producción, que se enfoca en la vida de los integrantes de la familia real británica en la década de 1980 —cuando tuvo lugar la unión de Lady Di y el príncipe Carlos—, ha hecho que los espectadores pongan los ojos de nuevo en la bulimia, que puede tornarse muy grave.

El doctor en Psicología Carlos David Carrillo Trujillo, catedrático de la Facultad de Psicología de la Uady y director general del Instituto Construye, explica que la bulimia es un trastorno que se caracteriza por la preocupación exagerada de la persona por la ingesta de comida.

“Por un lado, hay un deseo irresistible por comer y, por otro, una percepción errónea sobre la forma y peso del cuerpo”, dice.

Como consecuencia, hay episodios en que se consumen grandes cantidades de comida (polifagia) en períodos cortos de tiempo; para contrarrestarlos, la persona intenta perder peso a través de vómitos autoprovocados, abuso de laxantes, etapas prolongadas de ayuno e ingesta de fármacos como supresores del apetito y diuréticos.

El doctor Carrillo Trujillo señala que la persona con bulimia tiene un miedo morboso a engordar y una fijación estricta en un peso muy inferior al óptimo o adecuado para su cuerpo.

Estas ideas la llevan a monitorear de manera excesiva las calorías que consume y/o abusa de la práctica del ejercicio.

El trastorno es más común en jóvenes de 20 a 30 años y en mujeres más que en hombres.

Influencia

“Debido a la influencia de los medios de comunicación, las redes sociales y la moda, se ha hecho más frecuente”, admite el doctor Carrillo Trujillo, quien agrega que, de acuerdo con las estadísticas, un 8% de las mujeres jóvenes padece o transita por la bulimia.

El especialista apunta que, si bien los trastornos de la alimentación, entre los cuales también figuran la anorexia, el atracón y la restricción de la ingesta, tienen una causa compleja y multifactorial, en ocasiones aparecen porque la persona los usa de “barrera de protección” para no enfrentarse a conflictos personales, familiares o de pareja.

También suelen ser una manera de expresar ira, autocastigarse o apaciguar tensiones insoportables, y distanciarse de situaciones dolorosas.

Es frecuente que el trastorno comience en personas que fueron obesas o siguieron un régimen alimenticio estricto porque practicaban deportes de alto rendimiento o disciplinas como el baile y el modelaje.

También se observa en quienes aspiran a ajustarse a un modelo específico de cuerpo.

El doctor Carrillo Trujillo afirma que es muy probable que las personas que están experimentando bulimia se aíslen socialmente, se vuelvan irritables y la mayor parte del tiempo se muestren malhumoradas. Tienden a ser personas inestables emocionalmente.

“Uno de los principales problemas de esta enfermedad es que suele pasar inadvertida durante mucho tiempo, ya que la persona trata de ocultarla por todos los medios a su alcance: come y vomita a escondidas y realiza sus actividades por la noche, como el ejercicio, para no ser observada”, dice.

Como resultado del trastorno aparecen síntomas físicos de desgaste, entre ellos sensación de debilidad, mareo, dolor de cabeza, erosión del esmalte dental (por los vómitos), caída del cabello e irregularidades en los ciclos menstruales. De igual manera hay síntomas de desgaste psicológico, por ejemplo depresión, conductas compulsivas, ansiedad y una baja autoestima.

El doctor Carrillo Trujillo enfatiza que la bulimia es una enfermedad grave que puede llevar a serias complicaciones médicas, como alteraciones digestivas relacionadas con colitis, reflujo, hernias y úlceras; metabólicas, como falta de glucosa, calcio y potasio en la sangre y deshidratación, y cardíacas, que ponen en riesgo la vida.

Aunado a todo ello también se pueden presentar alteraciones genitales, óseas y renales.— Iris Ceballos Alvarado

Una década

En una grabación para Andrew Morton, quien en 1992 publicó el libro “Diana: Su verdadera historia”, Lady Di admitió haber sufrido de bulimia, trastorno que comenzó “la semana siguiente a que nos comprometiéramos (ella y Carlos) y tomaría casi una década para superarla”.

Grito silencioso

En 1995 Diana afirmó a Martin Bashir, de la BBC, que no le dijo a nadie de su trastorno, tan solo pretendió seguir con su vida.

El tratamiento requiere visión multidisciplinaria

La familia debe formar parte de las estrategias

Trastornos de la alimentación como la bulimia son necesarios de tratar para evitar daños al organismo, aunque son difíciles de diagnosticar en etapas iniciales pues la persona intenta ocultar por todos los medios que tiene un problema.

La atención de las alteraciones no es fácil debido a su complejidad, la multiplicidad de factores que intervienen en su aparición y los desafíos del abordaje, apunta el doctor en Psicología Carlos David Carrillo Trujillo, profesor de la Facultad de Psicología de la Uady.

Indica que se requiere la conformación de un equipo de profesionales de diversas disciplinas para que trabajen en conjunto en el tratamiento del problema.

Enfatiza que es muy importante brindar atención médica y psicoterapéutica y, de acuerdo con cada caso, también terapias familiar o grupal y consultas ginecológica, psiquiátrica, endocrinológica y nutricional, a cargo de profesionales que tengan conocimiento de los trastornos alimentarios.

Considera que, de igual manera, es muy importante que el tratamiento y la comunicación sobre la evolución del trastorno se extiendan a los familiares.

El doctor Carrillo precisa que el primer paso consiste en realizar un diagnóstico del estado físico y mental de la persona. Con base en el resultado se le aconsejará un tratamiento ambulatorio o su ingreso en una clínica.

“De manera inmediata hay que interrumpir el vómito, corregir las anomalías metabólicas y normalizar la alimentación, junto con un tratamiento psiquiátrico y/o psicoterapéutico”, añade.

El especialista resalta que del 40 al 50 por ciento de los pacientes alcanza la curación, pero el curso de la enfermedad es crónico e intermitente a lo largo de varios años, especialmente si la bulimia se asocia a otros trastornos psiquiátricos.

Los habitantes de Yucatán que se enfrentan a este problema de alimentación pueden acudir a clínicas especializadas privadas que lo atienden de manera multidisciplinaria y al Servicio de Apoyo Psicológico que ofrece la Facultad de Psicología de la Uady.— I.C.A.

Apostarle a Yucatán