in

Fracturas con la disautonomía

Las fracturas son un riesgo común en las personas que padecen disautonomía

La hidratación, clave para los que padecen el mal

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).— Sufrir fracturas es el mayor riesgo que tienen las personas que padecen disautonomía, una falla del sistema nervioso central autónomo, el cual se encarga de regular funciones vitales como la respiración y el sistema gastrointestinal, explica la doctora Gabriela Chávez, responsable de Nutrición Clínica en la Unidad Médico Quirúrgica del Hospital Juárez del Centro, en Ciudad de México.

La especialista detalla que las personas con esta condición pueden fracturarse “ya que al bajar la presión arterial, disminuye la frecuencia cardiaca y ocurre un desmayo”.

Explica que entre los principales síntomas figuran taquicardia, mareo, debilidad y cansancio, dificultad cognitiva y visión borrosa.

Se estima, dice, que unas 70 millones de personas en el mundo padecen disautonomía, aunque en México no hay registros de incidencia de esta enfermedad, que puede clasificarse en disautonomías primarias y secundarias.

“En la disautonomía primaria no se conocen las causas, mientras que la disautonomía secundaria aparece a raíz de enfermedades autoinmunes”, señala la especialista en un comunicado.

Una persona con disautonomía, añade, no debe permanecer mucho tiempo de pie, y si lo está tiene que moverse y contraer los músculos de manos, piernas y glúteos para estimular la circulación sanguínea y evitar el desvanecimiento.

Además, recomienda a los pacientes comer cada dos o tres horas en pequeñas porciones, reducir el consumo de azúcares simples como refrescos y pasteles, cuidar la ingesta de sal y mantenerse hidratados con líquidos variados, como agua de coco, agua mineral y jugos, para evitar que los síntomas se agudicen.

Sin embargo, aclara, beber agua simple en grandes cantidades no es recomendable sino agua a sorbos durante todo el día para mantener hidratado al organismo.

 

Freno ejidal a una asamblea

Policias abusan en comercios