in

La inteligencia artificial, aliada de la medicina

Podría ser un mejor “detector”

CIUDAD DE MÉXICO (Notimex).— La aplicación de inteligencia artificial a métodos de diagnóstico médico tradicionales, como el electrocardiograma (ECG), contribuiría a detectar de manera más temprana el riesgo de insuficiencia cardíaca por disfunción ventricular izquierda asintomática.

La eficacia de esta prueba es comparable a la de la mamografía en cáncer de seno, señalan especialistas de la Clínica Mayo, que descubrió los beneficios de aplicar esa tecnología al ECG.

Paul Friedman, autor del estudio y presidente del Departamento de Medicina Cardiovascular para la zona del Medio Oeste de la clínica, explica que la disfunción ventricular izquierda asintomática debilita al corazón, que por esa razón corre el riesgo de insuficiencia.

Tan solo en Estados Unidos siete millones de personas tienen este problema de salud, que trae consigo un descenso en la calidad de la existencia y una reducción en la expectativa de vida.

Friedman detalla que la nueva prueba, que es más barata, rápida y sencilla que las ya existentes para detectar insuficiencia cardíaca a causa de la disfunción, consiste en realizar un electrocardiograma y procesarlo digitalmente con inteligencia artificial para extraer información de cardiopatías que están “escondidas”.

La exactitud del examen se compara favorablemente con la de otros análisis de detección comunes, como el antígeno prostático específico para el cáncer de próstata, la mamografía del cáncer de seno y la citología del cáncer del cuello del útero.

Los investigadores plantean la hipótesis de que una red neural bien entrenada sería capaz de detectar confiablemente la disfunción ventricular izquierda asintomática en el ECG.

 

Joven sordomudo esquiva una moto, pero se accidenta

Saberse vender