in

La lactancia fortalece el lazo entre madre e hijo

Ana Lavadores May

Campaña a favor de las madres de escasos recursos

Alimentar al recién nacido exclusivamente con leche materna no solo ayuda al crecimiento y desarrollo del mismo sino que disminuye el riesgo de enfermedades infecciosas como neumonía y las de tipo gastrointestinal, de diabetes, obesidad y padecimientos cardiovasculares.

Los beneficios no son únicamente para el bebé, pues amamantar protege a la madre de cáncer de mama, ovario, osteoporosis y depresión posparto, indica la doctora Ana Isabel Lavadores May, jefa del Departamento Clínico de Neonatología del Hospital General Regional “Lic. Ignacio García Téllez” del IMSS, quien ayer participó como ponente en el Seminario que se efectuó en el teatro del instituto, como parte de la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

La profesional de la salud señala la importancia de difundir y promover la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, y la extensión de la misma hasta que el menor cumpla los dos años.

Los beneficios de dar leche materna a los bebés son múltiples y abarcan no solo lo relacionado con la salud del niño y la madre sino también los de tipo económico y ambiental, pues no se gasta en leche de fórmula y se contamina menos.

Aunado a los beneficios que tiene sobre la salud del niño al mejorar su sistema inmunológico, otra ventaja es que el bebé crece emocionalmente sano, tiene un adecuado desarrollo cognitivo, psicomotriz y a nivel del neurodesarrollo.

El IMSS cuenta con un programa de apoyo para promover la lactancia materna, mediante el cual brindan asesoría a la madre para que sepa cómo colocar al niño para amamantarlo, cada cuándo debe darle pecho, pues generalmente la primera semana de vida los bebés comen cada hora, y no es porque no se llenen, como muchas madres piensan, sino porque su estómago es muy pequeño, del tamaño de una almendra, y al principio la leche es más líquida, y posteriormente, comienza a ser más espesa.

Considera que las madres sí tienen disponibilidad de amamantar a sus bebés, pero en ocasiones dejan de hacerlo por desconocimiento, porque comienzan a trabajar o llevan a los bebés a guardería y no saben cómo continuar con la lactancia, todo ello hace que disminuya el apego a la lactancia.

Por esa razón la institución cuenta con grupos de apoyo, tanto presenciales (en el “García Tellez” hay reuniones los miércoles al mediodía), y vía WhatsApp resuelven dudas y se enseña cómo extraer la leche, cómo conservarla y cómo transportarla.

Todo ello con el objetivo de que la lactancia materna pueda extenderse hasta los 2 años de edad, que es lo recomendable.

“Frascotón”

Como parte de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se conmemora del 1 al 7 de agosto, el hospital organiza el “Frascotón”, una campaña para recolectar frascos de cristal y tapa de plástico de 120 mililitros para que puedan ser utilizados por madres de escasos recursos que tienen a sus recién nacidos hospitalizados, y quienes extraen la leche materna y necesitan transportarla al hospital, pero no tienen para comprar los recipientes.

La meta es llegar a 1,500 frascos el 7 de agosto.

Se pueden donar frascos de cristal pequeños de mayonesa, mostaza o café, o bien comprar los frascos que se venden a $10 y donarlos.

La recepción de los frascos es en el Departamento de Neonatología de lunes a viernes de 8 a 15 horas.— Iris ceballos alvarado

Producción de leche

La doctora Ana Lavadores May explica que el contacto piel a piel entre la mamá y el bebé desde la primera media hora de nacido es muy importante para tener la cascada de hormonas, como la oxitocina y la prolactina, que ayuden en la producción de leche. “Cuando la madre está lejos del bebé porque comenzó a trabajar es fundamental extraer la leche de seis a ocho veces al día para seguir produciendo más, pues si los senos están congestionados se detiene la producción”.

Planean un corredor turístico que una el Palacio de la Música y el Parque de la Madre

“Sigan disfrutando de la costa”