in

Las vacunas, seguras y necesarias

Licenciada Martha Couoh Canul

Evitan epidemias, secuelas de por vida y la muerte

A estas alturas ya habrás escuchado hablar de Ethan Lindenberger, el chico estadounidense que al cumplir 18 años decidió ejercer sus derechos de adulto y, en oposición a las creencias de su mamá, vacunarse.

Hace unos días Ethan compartió su testimonio ante el Congreso de Estados Unidos, en el que dijo que teorías de la conspiración que circulan en internet crearon en su madre la idea de que la inmunización era peligrosa.

Para comprobar los beneficios de la vacunación bastaría con hacer un sondeo en la escuela, el centro de trabajo o la colonia: ¿cuándo fue la última vez que se presentó un caso de viruela, sarampión o poliomielitis?

“La viruela ya no existe y se está por erradicar la polio”, recuerda la licenciada Martha Noemí Couoh Canul, coordinadora delegacional de Enfermería en Salud Pública del IMSS.

“En un principio no se aceptaba la vacuna de la polio, pero cuando la gente vio que la enfermedad dejaba secuelas graves empezó a aceptarla”, indica la profesional, que agrega que actualmente el 99% de las personas consiente que se aplique la dosis, que no produce dolor porque se realiza con gotas por vía oral.

La importancia de las vacunas, subraya la coordinadora delegacional, radica en que “previenen enfermedades graves, secuelas e incluso la muerte”.

Recuerda que hay vacunas para todos los grupos de edad, pero particularmente los niños porque “se busca que, antes de que vayan a la guardería y al kínder, empiecen a crear inmunidad para que al contacto con otra gente tengan menos probabilidades de enfermarse”.

Explica que en México hay una decena de vacunas que se aplica antes de los ocho años y protege de 15 enfermedades. Antes de abandonar el hospital, el recién nacido recibe dosis de BCG (contra la tuberculosis) y contra la hepatitis B. Las siguientes llegan a partir de los dos meses de edad: pentavalente acelular, contra el rotavirus, el neumococo y la influenza, y el refuerzo de la hepatitis.

Contra el papiloma

En la etapa adolescente se administran refuerzos contra el tétanos y la difteria (que los niños reciben por primera vez en la pentavalente) y, las mujeres, contra el virus del papiloma humano.

En los adultos se aplican nuevos refuerzos contra el tétanos y difteria, al igual que la vacuna contra la influenza, dosis que se repiten en los adultos mayores y a las que se añade la antineumocócica 23 valente.

Las mujeres embarazadas reciben la TDPA para desarrollar anticuerpos que protejan al bebé contra tétanos, difteria y tosferina.

“Una vacuna 100% natural que se busca volver a fortalecer es la leche materna”, por medio de la cual la mujer transmite anticuerpos al recién nacido, indica.

La licenciada Couoh Canul destaca que, a diferencia de lo que se reporta en otros países, en México hay buena aceptación de las vacunas. “Somos afortunados porque son gratuitas y tenemos a más del 95% de la población vacunada”, precisa.

El esquema de vacunación mexicano “es uno de los más completos y amplios”.

Lo que no significa que el movimiento antivacunas no haya encontrado tierra fértil en algunas personas, que las rechazan, entre otros argumentos, por temor a los efectos secundarios. “El efecto positivo siempre supera a las reacciones secundarias”, enfatiza la profesional. Ahora “las vacunas son de mejor calidad y esto ha hecho que sus reacciones secundarias no sean las de antes”.

“Son reacciones mínimas y ya no se escuchan con tanta frecuencia: temperatura, malestar, dolor de cabeza”, añade. “Y debemos valorar que es preferible que el niño esté un día chechonito a tenerlo ingresado quince días, que tenga una secuela o llegue a la muerte”.

“Al vacunarse no solo nos protegemos, sino también a los que están a nuestro alrededor”, apunta.

Resistencia

La coordinadora admite que aún hay personas que se resisten a que sus hijas reciban la vacuna contra el virus del papiloma humano porque piensan que la intención real es impedirles embarazarse. “A veces nos dejamos llevar por comentarios. No todo lo que se dice en las redes sociales es verdad, pero la gente no investiga bien y no adquiere su conocimiento de lugares profesionales”.

Es por esa razón que invita a la población a que “cuando oiga algo negativo de las vacunas se acerque a las dependencias expertas y no se deje llevar por lo que otros cuenten o lo que lee en redes sociales”.— V.B.M.

Detalles

La Organización Mundial de la Salud subraya que las vacunas son productos seguros.

Procedimiento

Cada vacuna registrada se somete a múltiples y rigurosas etapas de prueba antes de que se autorice su uso. Una vez en el mercado se revisan periódicamente.

Investigación

La OMS añade que en su mayoría las reacciones son temporales y mínimas, y si se reporta un efecto secundario enseguida se investiga.

Advierten de una posible adicción a las redes sociales

Diputados yucatecos se oponen a la revocación de mandato