in

Los dientes “muertos” se caen solos

Se sugiere prevenirla a través de una adecuada rutina para el cuidado y limpieza dental.

Los síntomas son el cambio de color en la pieza y dolor

Un diente está “muerto” cuando ya no fluye sangre por él, lo que se conoce también como “un diente no vital” y una vez que esto sucede la pieza dental se caerá por sí mismo. Sin embargo, puede ser peligroso esperar a que esto suceda ya que puede infectarse afectando a la mandíbula y otros dientes.

Todos los tienes están compuestos por esmalte, dentina y pulpa. En la última capa están los vasos sanguíneos y los nervios, que son los causantes de la muerte de un diente. Esta afección no es fácil de identificar a partir de la vista, por lo que únicamente un profesional podría diagnosticarlo.

Síntomas

Entre los síntomas destaca el dolor que puede ser desde casi inexistente a extremadamente doloroso y el cambio de color de la pieza, la cual se pondrá más oscura y es posible notar una decoloración amarilla, gris o negra que indica la muerte de los glóbulos rojos.

Según el sitio “Muy interesante”, las causas principales son la caries dental o un trauma físico. Aunque las caries comienzan en la capa más externa pueden llegar hasta la pulpa y crear una vía para que las bacterias entren a todo el diente y provoquen la muerte del nervio. En los traumas físicos tras una lesión deportiva, golpe o caída, los vasos sanguíneos pueden reventar o cortar el suministro de sangre.

Para arreglar el daño, el tratamiento habitual es la extracción, por lo que se sugiere prevenir a través de una adecuada rutina para el cuidado y limpieza dental así como buscar atención médica profesional en caso de sospechar de la afección.

 

Espacios para el buen comer

Cartón de Tony: Diagnóstico hemático