in

Más mexicanos sufren insomnio

La pandemia del Covid-19 aumentó los casos de insomnio

Solo el 5% de los pacientes acude con un doctor

El buen dormir es parte fundamental de la salud, pues en este período de descanso tienen lugar procesos como la consolidación de la memoria declarativa y emocional y la liberación en mayor cantidad de la hormona del crecimiento. Al no hacerlo de manera suficiente se eleva el riesgo de padecer diabetes, hipertensión y enfermedad coronaria o cardiovascular y, por tanto, de morir.

Aunado a esto hay una mayor predisposición a la depresión y riesgo de cometer errores o tener accidentes.

Por estas razones el insomnio es un padecimiento que debe ser tratado, pero solo el 5% de la gente que lo presenta acude al médico en busca de ayuda.

El insomnio en México es una de las quejas más recurrentes en consulta y uno de los principales trastornos del dormir, señala la doctora Guadalupe Terán, presidenta de la Sociedad Mexicana para la Investigación y Medicina del Sueño, durante la conferencia virtual “¿La pandemia te ha quitado el sueño?”.

Estudios realizados en Ciudad de México antes de la contingencia sanitaria arrojaron que un 18% de la población sufría insomnio tres veces por semana. Además, la Encuesta Nacional de Salud de 2016 reportaba que el 28.4% de la población refería tener un tiempo de sueño menor a siete horas.

El insomnio se relaciona con trastornos asociados con la capacidad para funcionar en distintas áreas, como fatiga, malestar y cansancio, al igual que sueño durante el día, bajos rendimiento, concentración y memoria a corto plazo.

A raíz de la pandemia del coronavirus, los casos de insomnio se incrementaron notablemente: un estudio hecho a 1,215 personas de distintos estados mexicanos arrojó que seis de cada 10 de ellas reportaban una mala calidad de sueño.

Asimismo, salió a la luz que el 63% de la población duerme menos de siete horas y el 70% tiene síntomas leves de ansiedad y depresión.

Al hablar de los ciclos de sueño y la importancia de la secuencia de cada etapa, Alejandro Jiménez Genchi, presidente de la Academia Mexicana de Medicina del Dormir, recuerda que durante la etapa profunda del sueño, la N3, tiene lugar la liberación de la mayor cantidad de hormona del crecimiento.

Otro fenómeno que ocurre durante el primer tercio de la noche es la disminución de la presión arterial. Cuando esto no sucede se convierte en un factor de riesgo para presentar hipertensión arterial y otras enfermedades cardio y cerebrovasculares.

El dormir menos horas de las recomendadas también influye en las emociones e impide la toma de decisiones adecuadas.

Al dormir se da la consolidación de la memoria declarativa, vinculada a los hechos que se pueden verbalizar, como los nombres de la personas, y también la consolidación de los recuerdos emocionales.

Afirma que dormir menos de siete horas o más de ocho incrementa la mortalidad notablemente, ya sea por insomnio o por la falta de oportunidad.

De igual manera se asocia con el riesgo de padecer hipertensión arterial, que se incrementa en un 66% en quienes duermen menos de seis horas, y hay riesgo para quienes duermen más de ocho horas, aunque en menor porcentaje.

Se asocia a otras condiciones médicas, como el desarrollo de diabetes cuando hay privación del sueño repetida o crónica, con un riesgo incrementado del 180%, también en enfermedad coronaria o cardiovascular.

Alerta que el insomnio crónico hace que las personas se expongan a accidentes y a cometer errores en el trabajo, en una incidencia del 8% en comparación con el 1% de quienes duermen bien.

Por ello es necesario acudir al médico para recibir tratamiento.

Los fármacos para tratar el insomnio han evolucionado y hay opciones de medicamentos no benzodiasepínicos que representan un progreso.

La doctora María Elena Sañudo, directora médica de Sanofi General Medicines México, puntualiza que en 2016 uno de cada cinco mexicanos padecía insomnio, pero en 2020 es uno de cada tres mexicanos los que presentan este problema.

Sin embargo, solo el 5% acude al médico para atenderse, de manera que es de alta prevalencia, pero poco diagnosticado y tratado.— Iris Ceballos Alvarado

Malestares

Quienes padecen insomnio pueden presentar molestias como gastritis, colitis, estreñimiento, dolor cabeza durante el día, un estado de ánimo alterado, ansiedad, preocupación, nerviosismo excesivo, rasgos depresivos, tristeza e irritabilidad.

Siete horas

El insomnio no solo se relaciona con no poder conciliar el sueño sino también con la incapacidad de cubrir el parámetro normal: los adultos deben dormir siete horas.

Dunosusa, solidaria

El Covid sigue aquí