in

Menos sueño, menos crecimiento

La hora a la que se duerme sí hace una diferencia

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).— Entre el 20 y el 25 por ciento de los niños y jóvenes menores de 15 años tienen malos hábitos de sueño, lo que incide en que no tengan un crecimiento adecuado, alertó un especialista.

El doctor Carlos Antillón Ferreira, especialista en endocrinología pediátrica e integrante de la Sociedad Mexicana de Endocrinología Pediátrica, explicó que esto sucede porque el 80% de la secreción de la hormona del crecimiento se da cuando el niño duerme. “Entonces, si un pequeño no duerme lo suficiente no crece al ritmo que debería”, aseguró.

Sin embargo, dijo, dormir demasiadas horas no supone que siempre será funcional, ya que lo importante no es el tiempo de sueño sino el momento de la jornada en que niños y jóvenes duermen.

“El 60% de la hormona del crecimiento se libera durante la etapa del día que no hay luz del Sol. Esto quiere decir que si un niño va a la cama cuando empieza a anochecer, a medianoche empieza el pico de secreción de la hormona”, detalló.

Pero si un niño o joven empieza sus horas de sueño después de las 12 de la noche la luz no permite que esta hormona se active como debería, “ya que una vez que hay luz solar disminuye su producción”.

Durante el verano, muchos padres tienen la falsa creencia de que los niños crecen más que en otras épocas, a lo cual se le conoce como el famoso “estirón de vacaciones”.

No obstante, el especialista aseveró que esto se cree porque, generalmente, los pequeños hacen mucho ejercicio durante esta etapa y duermen mucho, pero solo es una percepción. “Los niños crecen parejo a lo largo del año, aunque iniciando la pubertad es cuando suelen crecer más rápido, entre 5 ó 12 centímetros por año”, argumentó el también miembro de la Sociedad Médica del Hospital ABC.

Además, dijo, en el crecimiento influyen otros factores y aunque el principal es la genética también son trascendentes el género, la raza, la alimentación, el ejercicio y las enfermedades que puede padecer un niño.

“Por ejemplo, en las niñas si tienen su primer período a los 9 años sin duda dejarán de crecer a los 11”, indicó.

La tecnología

Agregó que, actualmente, el uso de la tecnología también puede ser un factor que determine el crecimiento de los pequeños.

“Con el auge de los videojuegos los niños de 8 o 9 años ya no se ejercitan y, aunque todavía no podemos ver qué tanto ha afectado en cuanto al crecimiento, sí hemos visto un aumento en consultas pediátricas de preocupación de los padres por falta de crecimiento”, aseguró.

Es por ello que, dijo, es necesario fomentar buenos hábitos, promover la actividad física entre los menores, “de preferencia que sea de unos 60 minutos diarios unos cinco días a la semana”.

Comer bien y descansar adecuadamente puede ayudar a que los pequeños no afecten su crecimiento natural.

“Los padres deben llevar un seguimiento con el pediatra, que vayan al doctor una vez al año, que le pidan gráficas de crecimiento para que, si hay alguna anomalía, sea tratada oportunamente”.

“Estirón” Jóvenes

Durante el verano, muchos padres tienen la falsa creencia de que los niños crecen más.

Pubertad

“Los niños crecen parejo a lo largo del año, aunque iniciando la pubertad es cuando suelen crecer más rápido, entre 5 o 12 centímetros por año”, argumentó el doctor Carlos Antillón Ferreira, integrante de la Sociedad Médica del Hospital ABC.

Publican historias pérdidas de amor homosexual de Marcel Proust

Cartón de Tony: #conlashectáreasno