in

Mortalidad por cáncer

En algunos casos de cáncer retrasar la atención dos o tres meses definiría entre lograr o no la curación

En tres años se reflejará el daño de la pandemia

El retraso en el diagnóstico y el tratamiento de los casos de cáncer será una causa importante de aumento en la mortalidad en estos pacientes que puede llegar a ser de hasta 40% más, y se reflejará en los próximos años.

El médico cirujano oncológico Héctor Martínez Said y el especialista en oncología Óscar Arrieta alertaron sobre este importante problema de salud, particularmente en los casos de cáncer de pulmón, el cual es el más letal en México.

Resaltaron que los pacientes con cáncer no deben suspender el tratamiento ni la vigilancia médica, y quienes estaban en proceso de diagnóstico tampoco deberían retrasar la consulta, pues en algunos casos de cáncer (cuando se encuentra en etapas avanzadas, pero aún no hay metástasis) retrasar la atención dos o tres meses puede ser una diferencia sustancial entre lograr o no la curación del paciente, o prolongar la vida.

La valoración por el especialista en oncología es necesaria en cada caso, para decidir si el intervalo entre consultas puede prolongarse, ya que la suspensión de diagnósticos y el retraso en los tratamientos está ligado al temor de los pacientes de acudir a los hospitales por la pandemia de Covid-19.

Los especialistas indicaron que los efectos de estos retrasos se verán en los siguientes dos o tres años con un incremento importante en la mortalidad, sobre todo será de mayor impacto en los casos que pudieron ser diagnosticados en etapa temprana o localmente avanzada.

Un análisis hecho por especialistas en oncología determinó que un retraso en la atención de tres a cuatro meses incrementará 20% la mortalidad en las etapas tempranas del padecimiento, del 35% al 40% en la etapa localmente avanzada, y 20% en la etapa metastásica.

El doctor Arrieta indica que en el Instituto Nacional de Cancerología (Incan), hospital donde labora, el 20% de los pacientes dejaron de ir a tratamiento, sin embargo, las consultas aumentaron 60% debido a que están recibiendo enfermos de otros hospitales que fueron reconvertidos para atender la epidemia de coronavirus.

Añade que de 2 millones de casos anuales de cáncer de pulmón, fallecen 1.8 millones en el mundo al año.

Considera que en México hay un subregistro del padecimiento del que hay 12 mil casos y 7 mil muertes, pero se cree que hay pacientes que fallecen de tuberculosis y neumonía y no llegan al diagnóstico de cáncer de pulmón. “Está claro que es problema de salud pública”.

Precisa que en el país hay diferencias clínicas del cáncer de pulmón en comparación con otras partes del mundo, pues en Europa y Estados Unidos se asocia el 85 por ciento al tabaquismo y en México esta asociación solo es del 55 por ciento.

Detalla que en el caso de las mujeres que padecen cáncer de pulmón en el país, el 66% nunca fumó, lo que quiere decir que hay otras causas importantes además del tabaquismo, como la contaminación y la exposición al humo de leña.

En el caso de Japón, el 40% de los casos son potencialmente curables al detectarse en etapa tempranas, en Estados Unidos la cifra es del 20% de curación y en México es de apenas el 1%.

Esto ocurre porque no son diagnosticados en etapas tempranas, y por ello el esfuerzo de los médicos por crear conciencia sobre el padecimiento y la importancia del diagnóstico temprano.

La sobrevida de los pacientes se puede ver afectada si el tratamiento se retrasa tan solo ocho semanas, algo que está ocurriendo durante la pandemia, pues los pacientes son potencialmente curables si se atienden en tiempo y forma.

Aunque la mortalidad en esos pacientes se incrementa si contraen Covid-19, el impacto negativo es mayor si retrasan el diagnóstico o el tratamiento.

El doctor Martínez Said, afirma que tanto la diabetes como la obesidad, las enfermedades cardiovasculares y las oncológicas están relacionadas todas entre sí. De ahí que se considere al cáncer como la tercera causa de muerte en México.

Martínez Said precisa que la incidencia de cáncer es de 7.2 por cada 100 mil habitantes en el país.— IRIS CEBALLOS ALVARADO

El más frecuente

El cáncer más frecuente en mujeres es el de mama y en hombres el de próstata, pero los de mayor mortalidad son el de pulmón y el colorectal, cuyos casos aumentaron desde el año 2008.

Desplazado

El doctor Héctor Martínez Said recuerda que en la década de los años 90 el cáncer en general ocupaba el segundo lugar como causa de muerte en México, pero ya fue desplazado por la diabetes y la obesidad.

Volcó su camioneta en la Mérida 2000

Ayuntamiento de Peto, con grandes retos por la contingencia sanitaria