in

Necesitados de más contacto

El metro de Roma

El confinamiento hace extrañar la buena compañía

Psicólogos y expertos en conducta señalan que preferir hacer llamadas o enviar mensajes de voz en lugar de enviar mensajes escritos, de lo que hablamos en la nota de portada, es una reacción muy natural, fruto de la idiosincrasia de una especie que, como decía Aristóteles, “es un animal político y social”.

“Paradójicamente la distancia nos ha dado más cuerpo. La sensación de que necesitamos más afecto, mucha más necesidad de cuerpo que antes”, explica el filósofo español Santiago Alba Rico.

Autor de ensayos de un profundo tinte humanista como “Ser o no ser (un cuerpo)” o “Última hora: Los cuentos de Carne Cruda”, advierte, no obstante, que a nivel social y psicológico lo peor está aún por venir.

Y es que las consecuencias económicas de esta especie de “telón de acero” se prevén terribles, pero parecen preocupar menos que las sociológicas y psicológicas que devendrán del resto de medidas de confinamiento impuestas a la población, propias de un conflicto armado.

Después de cada crisis económica la recuperación ha sido más o menos rápida, pero no se sabe aún cómo reaccionará la población a las órdenes que restringen igualmente la libre circulación en sus propias ciudades y barrios, permiten requisar bienes, imponer prestaciones personales obligatorias, intervenir industrias y comercios y racionar los servicios esenciales y los artículos de primera necesidad.

Pero, sobre todo, cómo afectará el cierre de tiendas, bares, restaurantes, teatros, cines, instalaciones deportivas, parques, museos y el resto de las actividades de ocio, otro de los pilares de una sociedad, la europea, que tiene en el esparcimiento compartido una de sus principales señas de identidad y motivo de orgullo.

“El desastre psicológico va a ser terrible”, vaticina Alba Rico porque, en su opinión, a esta primera fase de acompañamiento, de solidaridad a distancia, vendrá otra en la que el cansancio, la dilación del encierro y el desasosiego “romperán matrimonios, llevarán al suicidio y a tensiones infinitas”. Entre las miles de almas y de cuerpos, saturados de voces y carentes de besos y caricias.

Síguenos en Google Noticias

El coronavirus Covid-19 cobra su primera víctima en México

Cierre de la frontera norte afectaría a Yucatán