in

Nueces y frutos secos, buenos para el corazón

Las nueces

Reducen el riesgo de enfermedades hasta en un 17%

Comer más frutos secos, especialmente nueces, puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular entre las personas con diabetes tipo 2, según una investigación de “Circulation Research”.

La diabetes tipo 2 se asocia con un mayor riesgo de colesterol alto, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares mientras que las nueces son ricas en ácidos grasos insaturados, fitoquímicos, fibra, vitaminas como la vitamina E y el folato, así como calcio, potasio y magnesio.

Los investigadores de la Escuela T.H. Chan de Salud Pública de Harvard analizaron mediante cuestionarios sobre su dieta a 16,217 personas, antes y después de que les diagnosticaran diabetes tipo 2. El cuestionario incluía preguntas sobre sobre su consumo de cacahuates y frutos secos como nueces. Los voluntarios fueron controlados durante varios años en los que se produjeron 3,336 casos de enfermedad cardiovascular y 5,682 muertes (1,663 muertes por enfermedad cardiovascular y 1,297 muertes por cáncer).

“Nuestros hallazgos proporcionan nueva evidencia que respalda la recomendación de incluir nueces en patrones dietéticos saludables para la prevención de complicaciones de enfermedades cardiovasculares y muertes prematuras entre personas con diabetes”, afirma Gang Liu, autor principal del estudio retomado por el diario “ABC”.

Además, incluso cuando las personas tenían el hábito de comer nueces antes de su diagnóstico de diabetes, añadir un mayor consumo resultó beneficioso.

Los investigadores descubrieron que comer todo tipo de frutos secos era beneficioso para el corazón, aunque las nueces eran las que aportaban más nutrientes.

En comparación con las personas que comían menos de una porción de 28 gramos por mes, consumir cinco porciones por semana propiciaba un riesgo 17% menor de incidencia para la enfermedad cardiovascular, un 34% menos de riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular, y un 31% de riesgo reducido de mortalidad por todas las causas.

El beneficio continuó independientemente del género de la persona, el consumo de tabaco o el peso corporal. A pesar de que se desconocen los mecanismos biológicos exactos por los que los frutos secos son beneficiosos, se piensa que mejoran el control del azúcar en la sangre, la presión arterial, el metabolismo de las grasas, la inflamación y la función de los vasos sanguíneos.

 

Afirman “que fue una burla”

Cartón de Tony: Los fantasmas de CanterVila