in

Nuestra niña interna necesita ser escuchada

Dedícate tiempo y date todo el amor que te mereces

Ser mamá es una bendición en todos los sentidos y no me refiero nada más al hecho de tener hijos, sino a las veces que creamos proyectos, hacemos nacer empresas, damos vida al empleo que realizamos o ponemos lo mejor de nosotras para que el jardín de casa florezca.

Es una bendición porque podemos sentir lo que significa proporcionar amor incondicional. Sin embargo, algunas veces olvidamos nuestras necesidades como seres y como mujeres, dejando de atender a la niña que se encuentra en nosotras y que requiere ser escuchada, protegida y amada.

Reflexiona las veces que la has dejado de lado para atender a los demás o te has hecho a la “fuerte” para darle ánimos a quien tiene el corazón partido en dos, aunque el tuyo esté hecho añicos.

Creo que es tiempo de que atendamos esa niña interna para darle aquello que requiere y que, desde nuestra postura de adultas, podemos proporcionarle.

Así que mi invitación de hoy es que observes qué es lo que quiere la pequeña que está en ti; que aceptes que todavía tiene necesidades y que perdones las veces que dejaste de escuchar su llanto y no le diste el amor que requería. Mi sugerencia es que también seas la mamá que tú niña necesita para que te conviertes en una mujer plena y feliz y puedas seguir irradiando la luz que ya habita en ti.

Colaboración de la autora y coach Rosy Alcocer. Tel: 9991295389.

 

Versión del Gobierno sobre las obras del Museo de la Luz

Cartón de Tony: Grandes problemas, grandes soluciones