in

Nuevo etiquetado, el complemento para ser saludable

Ahora es necesario que el consumidor sepa interpretar el nuevo etiquetado para alimentos y bebidas

“El nuevo etiquetado nos permitirá reconocer los productos con nutrimentos que además de contribuir al sobrepeso, la obesidad y la diabetes, debilitan nuestro sistema inmunológico”, indicó la nutrióloga Ina Alejandra Beristain Navarrete, presidenta del Colegio Mexicano de Nutriólogos, capítulo Yucatán.

“El sistema inmunológico nos ayuda a defendernos de los virus y las bacterias”, recordó la especialista quien fue entrevistada sobre la Norma Oficial Mexicana (NOM-051) de etiquetado para alimentos y bebidas, y su implementación.

Ina Beristain es directora del Centro de Consultoria Integral de Nutrición y Conducta Alimentaria, vicepresidenta de la Asociación Mexicana de Diabetes del Sureste y cuenta con los diplomados en Nutrición clínica y obesidad, Educación en diabetes y Trastornos de la conducta alimentaria.

¿Este nuevo etiquetado ayudará a reducir la incidencia de diabetes y obesidad? ¿Por qué?

Considero que reducir la incidencia de obesidad y sobrepeso no es un objetivo que necesite una sola acción. No se trata del etiquetado sino de una serie de actividades que promuevan la salud de la población. El nuevo etiquetado es solo una estrategia para ayudar a lograrlo.

Creo que es una buena acción que en conjunto con la educación nutricional proporcionada por el personal de salud especializado sí será una buena estrategia. Por ejemplo, tratar de que en cada escuela haya un nutriólogo como parte del equipo multidisciplinario que trabaja con la población infantil y que haga que esta estrategia impacte a un mayor número de consumidores, promoviendo también la actividad física y el ejercicio de acuerdo con las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recomienda mínimo 60 minutos diarios.

Es importante que la población se encuentre informada para tomar mejores decisiones, sin embargo, es necesario que el consumidor se eduque adecuadamente para saber interpretarlo. Haciendo énfasis en que por sí solo el etiquetado no va a lograr lo que con otras estrategias hemos estado buscando durante muchos años, que es el bienestar de la población.

¿Influirá en el ánimo de los consumidores?

Depende del tipo de población, si un consumidor sabe lo que busca en un alimento será mucho más fácil elegir saludablemente. Sin embargo, la mayoría desconoce la forma correcta de interpretar el etiquetado, esta es una barrera que los profesionales de la salud debemos derribar, debemos estar preparados para saber enseñar a nuestros pacientes. Para esto es necesario que el profesional de la salud se capacite y actualice constantemente en este tema, brindando siempre información de calidad y oportuna.

¿Afecta a los nutriólogos, tomando en cuenta que hay productos que se recetan en las dietas para bajar de peso?

Definitivamente no, siempre que tu paciente sepa cómo interpretar el nuevo etiquetado, en lugar de afectarnos, debe beneficiarnos, y facilitar la lectura e interpretación de la información.

Debemos recordar que los íconos se colocan con relación a 100 gramos de producto, por lo que, si el paciente entiende eso, en conjunto con sus porciones y combinación de alimentos saludables, le facilitará elegir y comparar diferentes marcas, buscando siempre los productos más saludables para impactar positivamente en la prevención de enfermedades.

Lo que se busca es que en conjunto la academia, la industria, la sociedad civil, el gobierno federal, estatal y municipal debemos hacer alianzas para lograr que estas estrategias impacten y alcancen la meta de impactar en reducir la problemática de sobrepeso, obesidad y enfermedades cardiometabólicas como hipertensión arterial y diabetes en niños, jóvenes y adultos.

Para consultas llamar al Centro de Consultoria Integral de Nutrición y Conducta Alimentaria: 9999-43-53-22 o 9999-30-28-80, extensión 215. La cuenta de Facebook se encuentra como CINCA Nutrición.

Ina Beristaín recordó que el 27 de marzo de 2020 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la actualización de la Norma Mexicana sobre Etiquetado (NOM-051), la cual se llevará a cabo en tres fases.

Fase 1: Duración de 3 años, del 1 de octubre de 2020 al 30 de septiembre 2023.

A partir de octubre de 2020 comenzarán a aparecer los sellos de advertencia en productos con exceso de calorías, azucares, grasas saturadas, grasas trans y sodio, así como aquellos que contienen cafeína y edulcorantes. Considerando solo aquellos nutrimentos que se hayan añadido durante su fabricación. Las advertencias no aplican a productos con un solo ingrediente como la sal, aceite, azúcar y otros productos que no contengan ingredientes añadidos. A partir de abril entrará en vigor la restricción de elementos publicitarios, si las marcas no reformulan sus productos para hacerlos saludables a partir de esta fecha ya no se verán osos, tigres, conejos y demás personajes en los empaques de productos que contengan sellos de advertencia o leyendas de edulcorantes.

Fase 2: Duración de 2 años, del 1 de octubre de 2023 al 30 de septiembre de 2025.

Se modificarán los límites de los criterios nutrimentales que determinan cuándo un producto lleva sellos. Dpnde los límites de azucares, grasas saturadas, grasas trans y sodio serán más estrictos. Para incentivar a que los productos tengan menos cantidad de nutrimentos que ponen en riesgo la salud.

Fase 3: Entrará en vigor el 2 de octubre de 2025.

Para la aplicación de los criterios de exceso de nutrimentos, se tomará en consideración la totalidad de estos presentes en el producto, por ejemplo, en un helado se tomará en cuenta la grasa saturada contenida de forma natural en la leche además de la que se le añada al momento de su elaboración.— CLAUDIA SIERRA MEDINA

Publicación

Ina Beristaín recordó que el 27 de marzo de 2020 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la actualización de la Norma Mexicana sobre Etiquetado (NOM-051).

Fases de implementación

La implementación de la Norma Mexicana sobre Etiquetado (NOM-051) se llevará a cabo en tres fases, a partir de octubre de 2020. La primera durará 3 años, del 1 de octubre de 2020 al 30 de septiembre 2023; la segunda, 2 años, del 1 de octubre de 2023 al 30 de septiembre de 2025, y la tercera entrará en vigor el 2 de octubre de 2025.

Esperan recuperar demanda