in

Nuevo etiquetado es un reto para los nutriólogos

Aspecto del nuevo etiquetado en alimentos procesados en México

Es confuso y genera temor

MÉXICO (EFE).— El etiquetado de advertencia, que entró en vigor el 1 de octubre pasado en el país, resulta confuso y genera temor en las personas que tienen diabetes, debido a la falta de claridad en las porciones y las leyendas de advertencia en edulcorantes, aseguró ayer una especialista.

Mónica Hurtado, nutrióloga y educadora en diabetes, señaló que el nuevo etiquetado de advertencia implementado en México significa un reto para nutriólogos y pacientes, pues algunos aspectos de la herramienta complican su uso.

Indicó que, en principio, el etiquetado se basa en porciones de 100 gramos o 100 mililitros, “que no son las porciones que manejamos en la consulta”.

Los nutriólogos, recordó, usan medidas caseras, como cucharadas o medidas de mano, de ahí que el etiquetado complique la toma de decisiones respecto a las porciones a consumir.

Otro punto es el sello de advertencia sobre el exceso de azúcares, el cual, a decir de la experta, no permite conocer la cantidad exacta de azúcares por porción.

“Este dato es fundamental para quienes viven con diabetes pues, como su salud está en riesgo, tendrán que hacer un cálculo matemático para tener acceso a la información. Esto es complicado, el etiquetado no es una herramienta útil para ayudar a los pacientes en su día a día”, afirmó Hurtado.

Otro aspecto que genera confusión es la advertencia sobre edulcorantes, sustancias que muchas personas con diabetes utilizan como una opción para endulzar sus alimentos con bajo riesgo. Como resultado del etiquetado, se “está causando confusión y temor sobre la seguridad del producto”.

Los pacientes deben llevar una alimentación de frutas y verduras, productos de origen animal, cereales y tubérculos “para garantizar el aporte de grasas, proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales”.

Destacó la importancia de los hidratos de carbono, los cuales pueden consumirse ya sea naturales o preenvasados. Lo importante es controlar el tamaño de la porción y la frecuencia de ingesta.

La nutrióloga subrayó que es necesario que los pacientes se acerquen a los profesionales de la salud para que les ayuden a llevar una dieta equilibrada, suficiente, inocua, completa y variada, sobre todo porque les recomiendan las alternativas saludables en caso de antojos dulces.

Finalmente, enfatizó que es indispensable que los nutriólogos sean realistas al prescribir los componentes nutrimentales, sociales y emocionales de la alimentación.

En México, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut 2018), la diabetes sigue una tendencia ascendente y pasó de tener prevalencia de 4.6% en personas mayores de 20 años en 2000 a 10.4% en 2018.

Esto significa que hay 8.6 millones de personas diagnosticadas y cerca de tres millones sin diagnosticar.

Entre las medidas para aminorar esta epidemia el 1 de octubre entró en vigor el etiquetado frontal de advertencia, que mediante octágonos negros alerta de altos niveles de azúcar, sodio, calorías y grasas saturadas.

Para la Secretaría de Salud federal, la pandemia "ya está controlada"

No es impedimento