in

Nuevo medicamento para tratar la artrosis

La inyección promete ser el primer paso en la lucha contra ese mal

El primer paso en la lucha contra el envejecimiento

Una nueva estrategia experimental desarrollada por investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Cambridge, permite a un fármaco contra la artrosis acceder al interior del cartílago de las articulaciones y regenerarlo. El avance, ensayado en ratas, supone un paso adelante para lograr un tratamiento que frene la progresión de esta enfermedad, para la que a día de hoy no existe cura.

La artrosis consiste en una degeneración progresiva del cartílago de las articulaciones a causa del envejecimiento o de lesiones. Esta patología afecta a 300 millones de personas en todo el mundo y no tiene marcha atrás, ya que el cartílago es un tejido que no se puede regenerar.

Según los números del estudio de FIFPro sobre la artrosis de rodilla. Esta afecta a uno de cada tres ex futbolistas

Para poner a prueba la estrategia, inyectaron el nanotransportador con el fármaco en las articulaciones de las rodillas de ratas que tenían artrosis por una lesión. El tratamiento redujo la degeneración del cartílago, la inflamación y la aparición de alteraciones del hueso relacionadas con la artrosis.

Por otra parte, los investigadores han comprobado en cartílago de vaca que la estrategia permite al fármaco atravesar grosores de este tejido de hasta un milímetro, una escala similar a la de las articulaciones humanas.

El nanotransportador podría adaptarse para cargar con otros fármacos y para tratar la artrosis asociada al envejecimiento. Antes de que pueda empezar a ensayarse en personas, no obstante, los autores deberán probarlo en otros animales más grandes, con articulaciones más parecidas a las humanas.

Según Vergés, si llegase a aplicarse en personas y fuera igual de efectivo en ratas, la nueva estrategia podría mejorar la calidad de vida de los pacientes, ya que bastaría con una o dos inyecciones al mes. “Pero todavía hay que ver si se confirma en ensayos clínicos”, puntualiza Vergés, y añade que pueden pasar entre cuatro y ocho años antes de que la estrategia terapéutica esté disponible comercialmente. La vanguardia asegura que Josep Vergés, médico y presidente de la Fundación Internacional de la Artrosis no ha participado en la investigación.

Encuentran cuerpo decapitado en una brecha en Cancún

Cartón de Tony: Protesta oportunista