in

Recomendaciones para incorporar deportes y actividades físicas saludables

Si algo aprendimos con el cambio que supuso la pandemia fue la importancia de mantenerse saludable en todos los aspectos que constituyen la vida. El encierro de la cuarentena puso en primer plano el cuidado de la salud mental, pero también de la física.

El cuerpo es un todo integral, donde un aspecto influye sobre el otro, de modo que una mente sana habita en un cuerpo sano. Pero, ¿cómo lograr ese equilibrio si no estamos acostumbrados a practicar deportes ni actividad física para tener las condiciones saludables que necesitamos?

A continuación, compartimos cinco recomendaciones sencillas que pueden servirnos para empezar a incorporar actividades físicas saludables que ayuden a nuestro cuerpo y nuestra mente.

Claves para prepararnos y comenzar a entrenar

1. Prepararse de forma apropiada

Lo primero es prepararse de forma adecuada, la misma sensación de estar preparándose para hacer actividad física es un estímulo positivo. La base para esto es contar con indumentaria cómoda y de buena calidad, que nos impulse a ejercitarnos.

En este aspecto, las marcas de primera línea son especialistas. Sin dudas, una indispensable es Adidas, que nos garantiza el cuidado y calidad adecuados para cualquier disciplina.

2. Pensar en formas creativas, no todo es ir a un gimnasio

A veces, cuando consideramos empezar a hacer actividad física, lo primero que se nos viene a la cabeza es un gimnasio. Y lo cierto es que no todos se sienten a gusto entre máquinas y pesas, con mucha gente observando.

Una buena idea es pensar en formas creativas de hacer ejercicio, como ir a un parque o una plaza. O, incluso, incorporar la actividad física a tareas del hogar como limpiar.

3. No exigirse demasiado, primero conocerse

Un gran error que solemos cometer es pensar que, desde la primera vez, vamos a tener el rendimiento de un deportista profesional. Esto es imposible y más si venimos de un cierto tiempo sin esforzarnos más que lo mínimo en las tareas diarias.

Lo ideal es empezar despacio, sin exigirse demasiado. Esta es la forma perfecta de ir conociendo nuestras capacidades e ir mejorándolas, aumentando gradualmente la intensidad del ejercicio.

4. Organizar actividades en grupo para tener más apoyo

Aunque a veces un gimnasio puede resultar intimidante, es bueno tener en cuenta que la actividad física compartida es algo muy beneficioso. El trabajo en grupo hace que nos sintamos apoyados por otros y que el esfuerzo sea afrontado de una mejor manera.

Una buena idea es, por ejemplo, organizar salidas a correr entre varias personas. O realizar circuitos de ejercicio al aire libre como parte de un equipo.

5. Relacionar la actividad física con la salud

Finalmente, es fundamental relacionar la actividad física con el cuidado de la salud y no con una obligación o mandato social. Lo ideal es sentirse bien y estar sanos por el propio beneficio.

Es muy importante considerar el placer y el bienestar que brinda, por ejemplo, realizar toda clase de deportes, más allá de cualquier tipo de competencia que puedan involucrar.

Prepararse con la indumentaria correspondiente de marcas como Adidas e incorporar actividades físicas saludables será siempre una buena idea, no importa la edad ni el estado físico previo. A fin de cuentas, se trata de estar bien en relación con uno mismo.

(I.S.)

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

Vacunan a una persona contra el Covid

Yucatán, pese al semáforo amarillo, en lista de más casos activos de Covid

Antony Blinken en México

López Obrador se reúne con Antony Blinken en Palacio Nacional