in

Trasmite esperanza

El apoyo a una persona con depresión o ataques de pánico es favorable para su recuperación

Depresión: apoya a quien requiere de tu ayuda

A veces, parece obvio que alguien cercano está pasando por un momento difícil; sin embargo, no es sencillo saber si es una etapa o si es algo más grave y tiene un problema de salud mental.

Aunque ciertos síntomas se asocian inmediatamente con determinadas enfermedades mentales, no hay dos personas que se comporten exactamente igual cuando están enfermas.

El sitio “BBC” publica un listado de la Mental Health Foundation donde mencionan varias patologías de este tipo, que van desde la ansiedad, la depresión o los ataques de pánico a otras más graves como la esquizofrenia o el desorden bipolar. Atención a las señales

“Estas personas pueden tener períodos en los que experimentan una realidad propia. Pueden escuchar voces, ver cosas que nadie más ve, tener creencias inusuales, sentirse excepcionalmente importantes o dar un significado especial a eventos cotidianos”, dice la fundación.

Si conoces bien a la persona, puedes notar cambios en su comportamiento o estado de ánimo y es entonces cuando saltan las alarmas.

Puede haber dejado de comer, de dormir, puede estar más irritable o estar bebiendo mucho. Son señales que no deberías dejar pasar.

“Si sospechas que alguien de tu entorno sufre por estas razones, lo primero que recomiendan los expertos es que encares el problema con paciencia, haciéndole saber a tu ser querido cuánto te importa y dándole tu apoyo incondicional. Anímalo a establecer metas pequeñas, pero no proponga cosas imposibles”, explica Linda Gask, psiquiatra con 30 años de experiencia, quien también ha escrito sobre sus vivencias lidiando con la depresión.

Otra de las recomendaciones que da es la de mantenerse tan activo como sea posible, hacer ejercicio o actividades que le gustaban mucho y que puede haber dejado de hacer.

Un espacio seguro

Precisamente, otra recomendación de los expertos es no presionar a la persona, y darle su tiempo para decidir cuando contarte lo que le suceda y el problema.

No lo juzgues.

Crea un espacio seguro para que tu amigo o familiar pueda comunicarse. Lo mejor escucharlo.

“Ser positivo no siempre significa que eres feliz”. Ayuda a un familiar o amigo que padece depresión a recibir un tratamiento.

Encuentran cuerpo decapitado en una brecha en Cancún

Cartón de Tony: Protesta oportunista