in

Tratar el cáncer daña la piel

La piel por donde transitó la radiación de la radioterapia puede verse afectada y presentar molestias que debe atender un especialista

Causan la quimio y la radioterapia unas afectaciones

Tratamientos para el cáncer como la radioterapia y la quimioterapia causan daños a la piel, que requiere cuidados especiales.

Las doctoras Diana Toledano Cuevas, radio oncóloga y Guadalupe Ortiz Pedroza, dermatóloga pediátrica, explican que cuando se trata de tratamientos anticancerígenos los especialistas pueden recurrir a la quimioterapia o a la radioterapia, incluso a ambas, procedimientos que por su propia naturaleza destruyen las células malignas pero también afectan de alguna forma a las células sanas, lo que provoca reacciones de todo tipo pero que se vuelven más evidentes en la piel.

Factores como el tipo de cáncer, lo avanzado del mismo y su ubicación, determina el tratamiento a prescribir, así como la frecuencia del mismo. La condición física del paciente también es un factor determinante en la intensidad de los daños a la piel; pacientes con diabetes, obesidad, desnutrición, mayores de edad, fumadores y consumidores de alcohol son más susceptibles a los efectos secundarios de los tratamientos.

Las quimioterapias provocan alopecia (caída del cabello), inflamación de la piel, descamaciones en pies y manos, sarpullido, deshidratación, sensación de calor, hiperpigmentación, lesiones en uñas, fotosensibilidad y dolor; el 40% de los pacientes de quimioterapia sufrirán estos efectos mientras que el 76% de los pacientes tratados con trasplante de medula ósea, los padecerán.

La radioterapia también afecta a la piel. Por lo general las sesiones vienen precedidas por quimioterapia, pero aún sin ella el procedimiento afecta la piel en diferentes magnitudes.

La radiación actúa de forma focalizada sobre la región del cuerpo donde se ubica el cáncer, ésta destruye las células malignas pero en el proceso también afecta células sanas, células que el propio organismo regenerará con tiempo, pero mientras tanto la piel por donde transitó la radiación puede verse afectada y presentar molestias que deben atenderse bajo ciertos cuidados.

Según se explicó, en la radioterapia los pacientes sienten quemaduras en la piel, pero a diferencia de una quemadura que destruye tejidos y crea cicatrices, la radiación debe generar nuevas células que reemplazarán a las que se perdieron logrando una regeneración casi total.

Cuidado de la piel

En el marco de una conferencia vía zoom realizada ayer, titulada “Las caras del cáncer: importancia de la atención dermatológica en el paciente oncológico”, en el que participaron las citadas doctoras, organizada por la Fundación Mexicana para la Dermatología, la directora de la misma, Rossana Llergo Valdez, se refirió a los cuidados de la piel de los pacientes oncológicos. Recordó que la higiene y la hidratación van de la mano y favorecen la regeneración de la piel. Algunas recomendaciones son usar jabones neutros o dermatológicos, sin perfumes, evitar el uso de cepillos, esponjas o estropajos, secar con toallas de textura suave sin tallar, utilizar cremas emolientes hasta dos veces por día, de preferencia las que contienen ácido hialurónico y antioxidantes, no recurrir a remedios caseros, evitar exponerse al sol entre las 10 y las 16 horas y usar filtros solares de amplio espectro. Si hay comezón, existen cremas que pueden calmarla.

A pregunta expresa del Diario, las especialistas explicaron que en zonas como Yucatán, donde se registran altas temperaturas, la radiación solar se siente más fuerte y hay una proximidad con el ambiente salino de la costa, por lo que es necesario ajustar la dosis y frecuencia de los diversos productos dermatológicos para pacientes oncológicos, para lograr un efecto adecuado, por lo que se recomienda consultar con los dermatólogos.

Campaña

Por último Giselle Segovia Ramos, directora de Relaciones Institucionales de la Cámara Nacional de la Industria de Productos Cosméticos, Canipec, explicó que los tratamientos oncológicos salvan muchas vidas cada año, sin embargo, la persona ve en su piel los efectos de los tratamientos, experimenta todo tipo de sensaciones adversas y depresivas que de poco abonan a su recuperación. Recordó que un paciente no sólo debe comenzar a sentirse físicamente bien sino también a percibirse físicamente sano, de ahí que esta cámara, con el apoyo de diversas empresas, promuevan desde 2013 la campaña “Luzca bien, siéntase mejor”, en la cual se realizan diversas actividades en favor de mujeres en tratamiento oncológico para elevar su autoestima mediante la donación de productos para el cuidado de la piel, maquillaje y pelucas.

Son más de 20,000 los productos que se han donado entre 2,000 mujeres que toman parte de este programa de oncoestética que se realiza en la Ciudad de México, Sinaloa, Chiapas y, próximamente, Tabasco.— Emanuel Rincón Becerra.

''Sí, pero no...'': López-Gatell recomienda el cubrebocas como ''auxiliar''