in

Un hallazgo mejoraría la prevención de adicciones

El alcoholismo está vinculado a una zona cerebral

PEKÍN (Xinhua).— Un estudio internacional reciente descubrió que diferentes áreas del cerebro están asociadas al hábito de fumar y beber, lo que ayudaría a encontrar estrategias para prevenir y tratar el abuso del alcohol y la nicotina.

Investigadores de las universidades Fudan de China y de Warwick en Reino Unido y otras instituciones analizaron imágenes de resonancia magnética del cerebro de bases de datos de Estados Unidos y Europa.

En la edición más reciente de la revista “eLife”, los expertos informan que la corteza orbitofrontal medial, un área del cerebro asociada a las recompensas, tiene una conectividad funcional más elevada en los bebedores. Eso sugiere que las personas se siente atraídas al alcohol para experimentar el placer originado por el sistema de recompensa del cerebro.

A su vez, los fumadores tuvieron una baja conectividad cerebral en general, sobre todo en la corteza orbitofrontal lateral, asociada a conducta impulsiva. Los fumadores necesitarían la estimulación de la nicotina para incrementar su conectividad cerebral general.

Los cambios en la conectividad cerebral fueron evidentes incluso cuando los participantes fumaron solo unos cuantos cigarros o bebieron una pequeña cantidad de alcohol cada día.

Feng Jianfeng, director del Instituto de Ciencia y Tecnología para Inteligencia Inspirada en el Cerebro de la Universidad de Fudan, consideró que el estudio tendría importantes implicaciones en la salud pública.

 

Willie Colón pone a bailar a Mérida

Respuesta oficial por ambulantes