in

Visitar al dentista, un miedo que no desaparece

Una buena higiene bucal es importante para la salud

Muchos califican de “desagradable” esas experiencias

MONTERREY (Notimex).— Los infantes y los adultos mayores son los sectores de la población a quienes más sobresalto les provoca ir al dentista, mientras que a nivel mundial 30 por ciento de la población teme acudir con este especialista, señaló la odontóloga Eyra Elvira Rangel Padilla.

La subdirectora académica de la Facultad de Odontología de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) indicó que en los niños pequeños este temor es natural, pues los lleva a tener ansiedad y miedo a lo desconocido.

Mientras que en el caso de los adultos mayores el miedo es por todo el proceso que implica una consulta, procedimiento o intervención.

Refirió que en por parte de los jóvenes, el miedo es menor, ya que ellos son más arrojados e, incluso, lo compararían como experiencia extrema.

La especialista de la UANL indicó que el dolor, las experiencias desagradables y la pena son algunas de las razones por las cuales la gente teme ir al dentista y evita acudir a las consultas.

“Uno de los mitos es que todo lo que hacemos duele y eso no es cierto. Claro, sí hay procedimientos que generan incomodidad o molestia, pero no deben confundirse con que es doloroso”, subrayó.

De acuerdo con la doctora Rangel, la fobia al dentista está ubicada solo debajo del miedo a las alturas. Y a nivel mundial, alrededor de 30 por ciento de la población teme or a sus citas.

Resaltó algunas recomendaciones para que los adultos pierdan el miedo al dentista, como evitar postergar las citas, comunicarle al especialita si tiene temor, solicitar una explicación de los procedimientos a realizar, preguntar si estos generan dolor y si es posible pedir música relajante para pasar el procedimiento.

En tanto que en infantes, algunas recomendaciones son realizar revisiones a tiempo a fin de que el menor se vaya acostumbrando al dentista y pierda el miedo, si muestra ansiedad al llegar al consultorio, pedirle al especialista una sensibilización para que el pequeño observe el entorno.

Espacios para el buen comer

Cartón de Tony: Diagnóstico hemático