Columna 7 Por Franklin Recio (*) Apuntes de la inflación

14/11/2021 · 01:30
En este momento en el planeta hay una inquietud generalizada, en la mayoría de los países se está reportando un repunte de inflación que la población no esperaba. En Gran Bretaña el precio de los energéticos se eleva enormemente, en parte porque la gente sale más, y por razones del “brexit”, ya no tienen acceso a la energía barata que les proporcionaba la compañía francesa EDF. En Europa, el precio por BTU de gas natural se sigue elevando, mientras la demanda es elevada, la producción no alcanza a compensarla justo cuando van a entrar en el ciclo de bajas temperaturas y hay presiones políticas en Ucrania para cerrar los gaseoductos. En Estados Unidos se acaba de anunciar que la inflación está en un pico debido los niveles muy bajos de inventarios y el desajuste entre las cadenas de producción y el consumo, motivando al anuncio de la terminación del estímulo económico por la pandemia y se prevé que sigan subiendo las tasas de interés en ese país. En todos las naciones, incluido México, los bancos centrales tienen varias herramientas para el control de la inflación, entre ellas la tasa de interés y el controlar los agregados monetarios. Un componente de estos últimos son los billetes y monedas en circulación. De acuerdo con la reciente publicación de Banco de México, en este momento, el 13.5 % de todos los agregados monetarios son billetes y monedas y no han dejado de subir desde octubre de 2019, y se reporta a la fecha una expansión en 24% desde esa fecha. Habiendo más billetes en posesión de los hogares, puede haber más demanda de bienes y servicios de la población en general, así como de las empresas privadas activando la economía, pero con un efecto nocivo, la inflación. Así que, tomando en cuenta los cuellos de botella de la economía en general, producto de que durante casi dos años el consumo se reprimió, y que en el resto del mundo los precios de los energéticos están demandados y al alza, el panorama mexicano es irresponsable. Recordemos que la inflación es el peor de los impuestos para los pobres, porque es regresivo, injusto e inequitativo. Pero los gobiernos populistas imprimen billetes por una razón, es adictiva para los políticos, pues les da espacio para iniciar proyectos, aunque después se tengan que pagar las consecuencias. Como mexicanos, tenemos que buscar la responsabilidad en el manejo de la economía especialmente en el periodo postpandemia, donde la falta de apoyos fue notable durante ésta, pero ahora, están aplicando un daño todavía mayor, al mantener un déficit fiscal muy alto, no subir las tasas de interés a la velocidad correcta y mantener el crecimiento de billetes y agregados monetarios anormalmente. Ya hemos vivido la película de altas inflaciones y las distorsiones que éstas generan, no es necesario que nuestros hijos tengan también que vivir las consecuencias de una nueva segunda parte.— Mérida Candidato a Doctor en Análisis Estratégico y Desarrollo Sustentable por la Anáhuac-Mayab

Otras Noticias