in

Jubilarse no está en los planes de “Lulú” Worbis

Olga María de Lourdes Worbis Ramírez tiene 59 años como secretaria del padre Manuel Vargas Góngora

Olga María de Lourdes Worbis Ramírez tiene 72 años de edad y no tiene en la mente la jubilación de su servicio como secretaria y contadora en la iglesia de Santa Lucía.

“Lulú”, como se refieren a ella de cariño, tiene cerca de 60 años de trabajar al lado de monseñor Manuel Vargas Góngora, a quien conoció en la década de los años 70 cuando el sacerdote era párroco de San Francisco de Asís.

Hace 59 años se encontró de casualidad con el sacerdote y sin conocerla la saludó y la invitó a formar parte del costurero del templo, a lo que accedió.

El 9 de noviembre de 1962 acudió al templo para trabajar en el costurero. Ese fue el primer servicio y con el tiempo también apoyó en la oficina.

“Lulú” Worbis únicamente tenía estudios de primaria y el sacerdote le preguntó si quería estudiar en la academia María Cárdenas, donde se formó como secretaria comercial y contadora. Con lo que ganaba en la costura pagaba sus estudios con cuota mensual de $40.

Luego ingresó al Banco Hipotecario pero no dejó de apoyar al templo en las tardes, ya que vivía cerca de la iglesia. Estuvo en grupos apostólicos y en la Acción Católica, fue catequista y secretaria del Consejo Parroquial.

Cuando enviaron al padre Manuel Vargas a la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe en San Cristóbal, “Lulú” Worbis lo acompañó como secretaria, ya que no había alguna persona que cumpliera esa función.

Comentó que tenía planeado quedarse apoyando en la parroquia de San Francisco de Asís, pero el sacerdote le comentó que le gustaría que lo ayudara en la iglesia, por lo menos al principio.

Esta nueva encomienda se inició el 12 de septiembre de 1979 y ahí estuvo apoyando al sacerdote durante 35 años.

Se retiró del banco por una enfermedad de su mamá, por lo que tenía más tiempo para estar de lleno ayudando en el templo, ya que unas personas cuidaban a su familiar. En el santuario era un trabajo bastante duro por la cantidad de actividades.

Hace cinco años monseñor Vargas fue enviado como rector de Santa Lucía y “Lulú” también lo acompañó.

Recordó que conoció al sacerdote cuando tenía 26 ó 27 años de edad y ahora tiene 87 años. “Lulú” tenía 13 años y ahora tiene 72 años.

Comentó que el trabajo en las iglesias le ha gustado mucho porque ha conocido a muchas personas y siente que sirve a Dios.

“Así como hay personas buenas hay gente poco delicada que no la manejas fácilmente. A veces me desesperan porque piden una intención a las 6 p.m. en punto cuando el padre va a salir a celebrar. Me pone un poco nerviosa”, compartió.

Su trabajo incluye atender servicios, desde bautizos hasta defunciones. Lo que más le gusta de su trabajo es la contabilidad.

“Lulú” Worbis pudo jubilarse hace 10 años, pero no lo hizo ya que tiene el objetivo de seguir sirviendo en la iglesia y además consideró que no hacer nada podría atrofiarla. “Yo voy a seguir trabajando hasta que Dios me lo permita”, aseguró.

“Una de las satisfacciones de este servicio es que mucha gente te quiere. El día que me esté muriendo, tal vez no falte alguna persona que me ayude”, consideró. “Son los caminos de Dios, me siento feliz, tranquila y siento satisfacción por los amigos, por las personas”, dijo.— Claudia Sierra Medina

 

De un vistazo

Su vida

Olga María de Lourdes Worbis Ramírez se dedicó a la atención de su familia y a su trabajo; a pesar de tener enamorados, no contrajo nupcias y se siente feliz del camino en el que la puso Dios colaborando en la iglesia.

 

Clima en Yucatán: más de 40 grados hasta la próxima semana

La tinta indeleble de las elecciones ayuda contra el virus, dice el INE