in

Avanza en el lado oscuro de la Luna

Foto: Megamedia

El vehículo chino Yutu-2 ya recorrió casi 213 metros

PEKÍN (Xinhua).— Yutu-2, el vehículo lunar chino, ya recorrió 212.99 metros por el lado oscuro de la Luna para realizar una exploración científica en este territorio virgen. Tanto el módulo de aterrizaje como el explorador lunar de la sonda Chang’e-4 entraron anteayer en modo de reposo para pasar la noche lunar, según el Centro de Exploración Lunar y del Programa Espacial de la Administración Nacional del Espacio de China.

La sonda china Chang’e-4, lanzada el 8 de diciembre de 2018, realizó el 3 de enero de este año el primer alunizaje suave en el cráter de Von Karman en la cuenca Aitken del polo sur del lado oculto de la Luna.

Un día lunar equivale a 14 días en la Tierra y una noche tiene la misma duración. La sonda Chang’e-4 cambió a modo inactivo durante la noche lunar debido a la falta de energía solar.

Durante el sexto día de la sonda en la Luna, los instrumentos científicos del módulo de aterrizaje y el explorador funcionaron correctamente, y se enviaron unos 1,654 megabytes de datos de detección científica al equipo central de investigación para realizar más análisis.

Como resultado del efecto de acoplamiento de marea, el ciclo de traslación de la Luna es igual al de rotación, por lo que el mismo lado siempre mira hacia la Tierra.

El lado lejano de la Luna presenta características únicas, y los científicos esperan que la Chang’e-4 consiga hallazgos importantes.

Las tareas científicas de la misión Chang’e-4 incluyen la observación astronómica por radio de baja frecuencia, el estudio de terreno y formaciones terrestres, la detección de la composición mineral y la estructura de la superficie lunar poco profunda y la medición de radiaciones de neutrones y átomos neutros.

Usando los datos obtenidos por el espectrómetro visible del infrarrojo cercano instalado en el Yutu-2, un grupo de investigación encabezado por Li Chunlai, del Observatorio Astronómico Nacional de China, adscrito a la Academia de Ciencias de China, descubrió que el suelo de la luna en la zona de aterrizaje de la sonda Chang’e-4 contiene olivino y piroxeno provenientes del manto lunar.

El descubrimiento, recientemente publicado en la revista académica Nature, puede ayudar a desentrañar el misterio de la composición del manto lunar y la formación y la evolución de la Luna y la Tierra.

La misión Chang’e-4 encarna la esperanza de China de combinar la sabiduría en la exploración del espacio con cuatro cargas desarrolladas por Holanda, Alemania, Suecia y Arabia Saudita.

Los Guerreros ganan en Toronto y fuerzan a un sexto partido

Cartón de Tony: Ardua tarea por delante